Wes Anderson: El orden de los factores da forma al producto

Una película puede divertir recurriendo a distintos géneros y recursos: el slapstick, la parodia, el encuentro de personajes opuestos. El realizador Wes Anderson (1969, Houston, Estados Unidos) procura el regocijo con medios más sutiles, como la inusitada elaboración de cada plano y el cuidadoso enlace de las escenas, con los elementos escenográficos, la posición y la expresión de los actores, los movimientos de cámara, los colores y los detalles combinándose con un criterio lúdico y burlón, exigiendo la atención del espectador, provocando la sorpresa, deslizando guiños.
Los seres de sus películas son tan raros como simpáticos, y si se mueven en un clima de delirio, también hay en ellos cierto patetismo, algo de ternura y gestos tristes. Esos personajes extravagantes, esas ironías, la gracia de sus composiciones plásticas, acercan el cine de Anderson al de Federico Fellini, invocando, al mismo tiempo, códigos del lenguaje de los comics y del cine de animación. Asimismo, la comicidad es tímida y los gags eminentemente visuales como en el cine de Jacques Tati.
Su primera película fue Bottle Rocket (1996, realizada a partir de un cortometraje previo), donde Owen y Luke Wilson son dos hermanos algo perturbados que se unen a Robert Musgrave para cometer una serie de delitos. No se evidenciaba allí, todavía, el desenvolvimiento de dispositivos al que apeló en su siguiente Tres es multitud (Rushmore, 1998), donde Jason Schwartzman es un estudiante listo pero conflictivo, que encuentra en Bill Murray primero un amigo y después un rival, al enamorarse ambos de una joven profesora. Torpezas y enredos se cruzan con las aparatosas y a menudo brillantes experiencias que el joven despliega en la sala de ciencias o en el teatro del colegio, mientras asoman citas a poemas y películas, y ácidos diálogos se articulan con canciones de Paul Desmond, Ray Davis, The Kinks, Cat Stevens, Donovan, John Lennon y The Who. La película sorprendió razonablamente a muchos y ganó premios de la Asociación de Críticos Cinematográficos de Los Angeles y de New York.
Los excéntricos Tenembaum (The Royal Tenembaums, 2001) son los enemistados Gene Kackman y Angelica Huston, y sus hijos Ben Stiller, Gwyneth Paltrow y Luke Wilson, alguna vez niños prodigio y ahora jóvenes atribulados, grupo al que se suma un vecino, Owen Wilson (actor que ha participado en la producción y el guión de ésta y otras películas de Anderson). Las particularidades del vestuario y los decorados, más la frondosa selección de temas musicales (desde Vivaldi y Ravel hasta Bob Dylan, Paul Simon, Ramones y Rolling Stones), son como piezas que se acoplan en función de otra comedia melancólica, formalmente presentada con páginas y portadas de libros.
En Vida acuática (The life aquatic with Steve Zissou, 2004), Bill Murray encarna a una suerte de Jacques-Yves Cousteau menos exitoso, empeñado en encontrar al tiburón que terminó con la vida de un amigo suyo, para lo cual se embarca en una aventura plena de insólitos contratiempos, de los que participan Cate Blanchett, Angélica Huston, Owen Wilson, William Dafoe y Jeff Goldblum. Anderson no se priva de cortar transversalmente el barco para mostrar lo que ocurre en sus distintos camarotes (recurso que recuerda a El terror de las chicas, de Jerry Lewis), de integrar animaciones realizadas por Henry Selick, o de recurrir a temas de David Bowie (interpretados en portugués por Seu Jorge) para ilustrar muchas escenas.
Finalmente, en Viaje a Darjeeling (The Darjeeling limited, 2007) Owen Wilson, Adrien Brody y Jason Schwartzman son tres hermanos que se reencuentran para compartir un largo viaje por extraños parajes, con el pretexto de hallar a su madre Angélica Huston, una búsqueda que puede ser vista como espiritual, afectiva o simplemente lunática.
Para noviembre de 2009 se espera el estreno de lo nuevo de este realizador, The fantastic Mr. Fox (actualmente en posproducción), que cuenta con aportes de Cate Blanchett, George Clooney, Bill Murray, Jason Schwartzman y Angélica Huston en voces y actuaciones, y que se anuncia como el enfrentamiento de un agricultor con un zorro, con el habitual registro cargado de resoluciones ingeniosas (incluyendo fragmentos animados), en consonancia con su obra previa.
Seguramente despertará reacciones similares a las que suscitaron sus películas anteriores: entusiasmo en algunos, indiferencia y desconcierto en otros. “Supongo que mi tono disgusta muy especialmente a quienes tienen una idea muy rígida de lo que es cómico, lo que es dramático y lo que es trágico –ha dicho Wes Anderson–, y lo que yo busco es ser cómico, trágico y dramático al mismo tiempo. Esto hay gente que no lo soporta. Tal vez porque les inquieta pensar que la vida sea finalmente así, indefinida, todo al mismo tiempo. En cualquier caso, me voy acostumbrando a decir que lo que yo hago es comedia. Todo el mundo insiste en que yo hago comedia, así que, entonces, así será. Tendré que aceptarlo. Yo prefiero pensar que lo mío es una mezcla extraña, un poco inasible, que no necesita de una etiqueta o de una clasificación para funcionar”.

F.G.V.

Imágenes: Jason Schwartzman en Tres es multitud; Schwartzman, Brody y Wilson en Viaje a Darjeeling.

Clip sobre el cine de Wes Anderson aquí

Tres es multitud/Rushmore será emitida el sábado 24/1 a las 17.30 por I-SAT. Los excéntricos Tenembaum, Vida acuática y Viaje a Darjeeling han sido editadas en dvd.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s