Un Agresti menor

VALENTÍN
(2002; dir: Alejandro Agresti)

Una historia sentimental con un chico de protagonista siempre sirve para ganarse fácilmente la adhesión de los espectadores, como lo demuestran numerosos ejemplos en la historia del cine. Lo curioso es que quien agregue un título más a esa lista sea Alejandro Agresti (1961, Buenos Aires), director que tanto en sus películas más estimulantes (El amor es una mujer gorda, El acto en cuestión) como en otras más recientes y más híbridas (Buenos Aires viceversa, La cruz, Una noche con Sabrina Love), se ha caracterizado por retratar personajes más proclives al desdén y a la prepotencia que a la ternura, reflejando ciertos rasgos típicos del porteño.
Se podrá discutir si es especulación comercial o sincera necesidad de representar momentos de su infancia, pero lo cierto es que no lo hace nada mal: su crónica de un niño solo es una graciosa sucesión de viñetas de la vida cotidiana. Incluso la galería de situaciones y personajes que propone se aparta, en buena medida, de los lugares comunes: el cura, la novia del padre, e incluso la abuela, no responden a los estereotipos acostumbrados. Los elementos elegidos para recrear la vida en los años ‘60, en cambio, no siempre parecen suficientes o adecuados, sobre todo si se tiene en cuenta que las referencias al clima político se limitan a una única -aunque conmovedora- mención al Che Guevara.
Más cuestionable resulta el insistente relato en off, en el que la película se sostiene demasiado, casi como si fuera una mera ilustración del mismo. El chico protagonista, Rodrigo Noya (aunque a veces se nota que repite sus parlamentos de memoria), es indudablemente entrador, y es bueno el desempeño del resto del elenco, en el que aparece el propio Agresti encarnando al padre, un chanta de esos habituales en su cine. Lo mejor, sin embargo, está en los ambientes elegidos y en la iluminación de José Cajaraville, que logran que esos bares, calles y casas de barrio se sientan cercanos, reconocibles, verdaderos, incontaminados por ese frío embellecimiento que tantas veces el cine toma prestado de la publicidad.

Por F. Varea
(Publicado en 2003 en el sitio web Citynema)

Valentín se emitirá el próximo sábado 28/2 a las 22 hs. por el canal Volver.

Anuncios

4 pensamientos en “Un Agresti menor

  1. Ay, no soporté esta película en el momento de su estreno. Sentía que todo (y digo todo) estaba en función de los gestos y las caritas del pequeño Noya. No es casualidad que toda esta técnica tan correcta y controlada en función de un niño de rasgos tan llamativos y gracioso fueran el canal de entrada de Agresti a los pagos de Hollywood. Pero yo me preguntaba ¿dónde están los riesgos maravillosos de “El acto en cuestión”? Y no, no estaban, por ningún lado.
    Saludos.

  2. En mi opinión, no es que “Valentín” esté mal (incluso “La casa del lago”, que filmó después con Keanu Reeves y Sandra Bullock, tampoco me pareció que estuviera mal como melodrama romántico de fórmula), lo raro es que el director sea el mismo que hizo películas verdaderamente originales y provocativas a fines de los ’80.
    Gracias Hernán por tu opinión y tu participación.

  3. Más allá del talento de Agresti, que no pongo en duda, personalmente, no me gustan las películas en las cuales se idealizan a los niños o a los marginados (por cualquier causa), dado que, en más de un caso, quienes reivindican a esas personas, son quienes, de otra forma y (naturalmente) con absoluta discreción) los hacen a un lado.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s