“Metrópolis”: Recuerdos del futuro

Días atrás, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires firmó un convenio con la Fundación Friedrich-Wilhelm-Murnau de Alemania para la restauración de la histórica película Metrópolis, de Fritz Lang, con los fragmentos hallados el año pasado en un archivo del Museo de Cine Pablo Ducrós Hicken de la capital argentina.
El dato es una buena excusa para repasar la historia de este clásico del cine.

Metrópolis, la película

El austríaco Fritz Lang (1890-1976) había sido dibujante, escritor y teniente del ejército de su país en la Guerra Mundial, antes de comenzar a dirigir sus primeros films en Alemania: Las arañas, Harakiri (sobre “Madame Bovary”), La imagen errante, Dr. Mabuse, Los nibelungos.
El cine era alcanzado por el expresionismo, una corriente artística surgida a comienzos de siglo como reacción contra el realismo y el objetivismo impresionista, que al optimismo burgués derivado de los avances de la Revolución Industrial oponía lo espiritual y lo interior, las posibles formas que se esconden tras la realidad aparente. Esta tendencia dio lugar a movimientos vanguardistas (dadaísmo, surrealismo, futurismo) y, en la cinematografía, a historias de horror y misterio, con planos sinuosos y oníricos decorados.
Algunos rasgos expresionistas (una persecución con la luz de una linterna como foco de angustia, ciertos exteriores) asoman en Metrópolis, escrita por el propio Lang y su mujer, Thea Von Harbou, alucinante recreación de una ciudad futurista, habitada por esclavos que trabajan en fábricas subterráneas y por ricos que disfrutan su ocio a la luz del día, hasta que una joven prisionera (María, interpretada por Brigitte Helm), predicando la reconciliación, altera al amo todopoderoso y provoca desórdenes.
El criticado final imagina un pacto social entre el capitalista y los trabajadores, mensaje que, según algunos, fue puesto para animar a los espectadores alemanes de la época –que venían de sufrir una grave crisis económica– y, según otros, no era más que un indicio de la ideología de Von Harbou, que más tarde la llevó a aproximarse al nacionalsocialismo (y a tomar distancia de Lang).
A las connotaciones políticas, la obra suma referencias religiosas (María sostiene: “Entre la mente que planea y las manos que construyen debe haber un mediador, y éste debe ser el corazón”).
Pero lo más sustancial sigue siendo la fuerza con la que expone el poder manipulador de la ciencia, su carácter profético (en pocos años llegaría el nazismo), y, sobre todo, su calidad formal, que abarca un diseño minucioso, despliegues coreográficos, originales efectos especiales y riqueza de composición, alternando situaciones simultáneas, con armónicos movimientos y cruces de personajes.
Una de las admirables experiencias puestas en juego fue el procedimiento creado por el fotógrafo alemán Eugen Schüfflan, combinando en pantalla –mediante un vidrio con zonas espejadas, instalado a 45º en la línea de la toma de la cámara– porciones tomadas a escala real con otras en miniatura. La costosa filmación (que duró 16 meses e incluyó cerca de 40.000 extras) casi condujo a la bancarrota a los estudios alemanes UFA.
Mientras Lang –después de filmar M, el vampiro y El testamento del Dr. Mabuse, y de ser invitado por el ministro de propaganda de Hitler para supervisar las producciones cinematográficas del régimen– abandonaba el país y comenzaba a trabajar en Hollywood, la película era cambiada y retocada una y otra vez.

Distintas versiones

Seguramente Metrópolis pudo verse tal y como fue concebida únicamente en Alemania entre enero y mayo de 1927. En Estados Unidos se estrenó en abril de ese año con cincuenta minutos menos de los 170 originales, y en los años siguientes su duración se redujo aún más, siendo modificados los nombres de algunos personajes y las relaciones entre ellos. La versión más cercana a la original parece haber sido la reconstruida por el historiador Enno Patalas, con 147 minutos de duración.
En 1984 el músico y productor Giorgio Moroder remozó y relanzó el film, virado a distintos colores y con una banda sonora con temas compuestos por Pete Bellote e interpretados por Pat Benatar, Bonnie Tyler, Jon Anderson, Cycle V, Loverboy, Billy Squier, Adam Ant y el propio Moroder, con el agregado de “Love kills”, escrito y cantado por Freddie Mercury. Incluyó, también, ruidos de máquinas, cantos de pájaros y otros efectos sonoros.
Moroder fue criticado por esta versión, pero pocos saben que el trabajo de restauración abarcó técnicas como la encontrada en una copia de 8 mm, con los rótulos de diálogo impresos sobre las imágenes durante el desarrollo de las escenas (y no sobre el típico fondo negro para el que se necesita una pausa), y que fue coloreada intentando reproducir los tonos originales (azul oscuro para la noche, rosa suave para el amanecer y el crepúsculo, amarillo para indicar luz eléctrica, rojo en las escenas vehementes). Esta renovada Metrópolis fue presentada en Cannes en 1984, y se estrenó en Argentina el 4 de abril de 1985, apta para mayores de 13 años.
Posteriormente, homenajearon al clásico de Lang un tema de Queen (cuyo videoclip utilizó escenas de la película) y un disco de música electrónica de Jeff Mills. La película también fue, probablemente, fuente de inspiración de otras como Blade runner (1982, Ridley Scott), Brazil (1985, Terry William) o El quinto elemento (1997, Luc Besson).
El hecho de que Metrópolis haya vuelto a ser mencionada en los suplementos culturales de los diarios tal vez lleve a muchos a rastrear copias de la película o a valorarla al descubrirla en televisión. De esa manera, las imágenes de María envuelta en vivificantes círculos luminosos, o de aviones cruzando sombríos rascacielos, suscitarán nuevos estremecimientos, la misma fascinación.

Por Fernando Varea

(Nota publicada -con otro texto introductorio- en el suplemento Señales de la Cultura y la Sociedad del diario La Capital de Rosario, el 28/1/2007)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s