Inés de Oliveira Cézar:”La forma es el contenido”

Estrenada en el Festival de Berlín este año, y participante en la Competencia Oficial Argentina de la última edición del BAFICI, El recuento de los daños (2010) es la cuarta película de Inés de Oliveira Cézar (1964, Buenos Aires) después de La entrega (2001), Como pasan las horas (2004) y Extranjera (2007). Hablamos en el festival porteño con la directora, quien recordó con entusiasmo su experiencia de rodaje en nuestra ciudad (“Cuando fui a filmar a Rosario dije ¿qué hago viviendo en Buenos Aires?”) y dio detalles sobre la concepción de su inquietante obra, cuyo estreno está anunciado para el próximo 1º de julio.
– Me pareció muy interesante el trabajo con el sonido, tu película no sería lo que es sin esa música llena de presagios, de tensión, que se confunde con ruidos de la fábrica, con voces que se pierden ¿Cómo trabajaste eso?
– Es una pregunta muy linda para mí, porque formó parte de todo un proceso de decisiones. Cuando te metés a trabajar con un material, éste te va a ofrecer resistencias propias, y querer filmar en una fábrica en movimiento, sin extras, queriendo tener ese registro documental, implicaba necesariamente una cantidad de ruido inevitable. Estar adentro de la fábrica me daba realmente la dimensión de cómo la gente que trabaja allí vive cotidianamente con ese ruido, por eso necesitaba que estuviera presente en la forma de la película. Hay cosas que son escuchadas y hay cosas que no. Y hay un horno que se prende y apaga todo el tiempo, y hace “uuuu”… Decidimos con el director de sonido que iba a ser lo que organizaba todos los demás ruidos.
– Rosario aparece distinta, transformada en un lugar que no es ninguno en particular.
– Podría ser una isla ¿no? O cualquier puerto. Porque la idea era la vida del puerto y de la fábrica, que van de la mano. Esos barcos que ves en Rosario son como fábricas que flotan, al lado de las fábricas que están en tierra. Todo ese mundo industrial, fabril –y febril, de alguna manera– tenía que tener una presencia absoluta. Si yo incluía la parte de la ciudad de Rosario, que es tan linda y pintoresca, esa unidad dramática se iba a romper. Siempre tuve claro que la cámara iba a darle la espalda a la ciudad ubicándose frente al Paraná y las fábricas que flotan. ¿Cómo poder dar cuenta de un determinado contenido que tiene el material si no lo creás desde la forma, desde los sonidos, desde lo que se ve? El cine no se narra con palabras, la forma es muy importante porque es el contenido. La forma en que ponés la cámara, el lente, la altura, en fin… Tenía claro, por ejemplo, que haría esta película con teleobjetivo, porque no quería que los fondos tuvieran un grado de detalle. Así dejaba en foco a los personajes y el fondo era el humo de las fábricas. Tampoco queríamos una estética realista. Yo no trabajo nunca una estética realista, creo que al hacer una película ya no estoy engañanado a nadie: no es la realidad, es una ficción.
– Tampoco hay naturalismo en los diálogos. Hay un personaje que repite siempre “Claro, claro, seguro, seguro”…
– Es que salía así y era creíble. Estuvimos investigando mucho sobre la gente de la fábrica, y hay gente que te habla así, será porque están todo el tiempo con ruido… Hacer algo realista, con una línea de acción que hay que seguir, a mí mucho no me interesa. Para eso hay otro tipo de piezas audiovisuales, que están buenas para eso. A mí en el cine me gusta transmitir sensaciones. Y, más que copiar la realidad, me interesa presentar cómo perciben los personajes esa realidad. Por eso también la dividí en capítulos, porque así, contaminándola un poco con la novela, salía de la pretensión realista. Trabajé mucho con la idea de subjetiva indirecta libre, en el sentido de que todas esas atmósferas enrarecidas, esos ruidos, son el cotidiano de esa gente. La realidad es percibida a través de todos esos obstáculos permanentes.
– ¿Hasta qué punto tuviste presente el cine de Antonioni?
– Yo creo que uno va creando a partir de todas las películas que vio, es inevitable. Siempre me contamino con algo, en este caso con Sokurov, por ejemplo. El recuento de los daños no tiene nada que ver con Antonioni, aunque hay un diálogo.
– Respecto al tema, que no me parece lo más importante, ya que no es del tipo de películas que esté sujeta al tema o al argumento…
– Tal cual, yo te agradezco que me lo digas… porque sabes cómo me tienen… No entienden nada (risas).
– … Combina la apropiación de chicos durante la dictadura con el mito edípico de una manera ambigua. Algunos pueden descubrir eso o no.
– Es que es así. Yo nunca lo señalo en la película, para mí hay una gran similitud entre la tragedia de Edipo y la tragedia que vivimos nosotros acá. La expropiación de chicos no es un drama o una cuestión psicológica, es una tragedia. Hubo un golpe del destino adverso que le sacó los hijos a las mujeres y a esos chicos el derecho a criarse de acuerdo a sus propios orígenes. Es cierto que ese destino fue creado por la dictadura, no obstante generó algo casi del orden de lo oracular, porque, en muchos casos, esos chicos se enteraron 30 o 40 años después que no eran los que eran. Esos daños producen consecuencias en el tiempo que no se pueden controlar. Y esto es algo de lo que yo quería hablar. También el tema del trabajo es el resultado de las malas políticas económicas y sociales que van generando desocupación. Es una manera de verlo, la película no baja línea porque no considero que el cine sea para eso. No es una película de denuncia. Es cine de autor.

Por Fernando Varea
(Parcialmente publicado el 4/7/2010 en el diario El Ciudadano)

Más sobre el film en Imágenes santafesinas en el BAFICI
www.elrecuentofilm.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s