Bailarina en la oscuridad

EL CISNE NEGRO
(Black swan, 2010; dir: Darren Aronofsky)

Vaya a saber por qué en Hollywood ha gustado tanto este disparate, al punto de llegar a competir este año al Oscar como mejor película. Tal vez se haya considerado novedosa la iniciativa de enrarecer el ámbito del ballet (tan propio del llamado cine de qualité) con ingredientes del cine de terror. O a lo mejor conmovió el esfuerzo al que se sometió la ascendente Natalie Portman para su protagónico, ya que (si bien la expresión de su rostro es casi siempre la misma) llora, grita, vomita, se lastima, se masturba, besa a personas de distinto sexo y ensaya difíciles pasos de baile, todo en una sola película. De todas maneras, el problema no serían las cinco nominaciones para los premios Oscar de El cisne negro, sino qué hizo con el material que tuvo entre sus manos Darren Aronofsky (1969, New York, EEUU), director que alguna vez fue visto como una promesa del cine independiente.
Ciertamente, Pi (1998) y Réquiem por un sueño (2000) desplegaban un estilo que podría definirse como experimental efectista, con la música hipnótica de Clint Mansell y un dramatismo bizarro logrando sorprender y perturbar al espectador. Las intenciones de El cisne negro, en cambio, no son tan claras, y, aún siendo ya el quinto largometraje de Aronofsky, exhibe inmadurez en su planteo.
Ver a una joven bailarina (Portman) sufriendo por las exigencias de su vocación y por el consiguiente deterioro de su salud física y mental, no es nuevo en la historia del cine. Tampoco que, como aquí, haya un profesor medio despiadado (Vincent Casell), una madre sobreprotectora (la notable Bárbara Hershey, haciendo extrañar los personajes en los que supo lucirse años atrás) y una temida rival (Lily Kunis), o que la disyuntiva sea la fría perfección versus la sensualidad y el riesgo. Es inevitable relacionar a esa madre y esa hija con las de Carrie (1976, dir: Brian De Palma) o la autodestrucción a la que se entrega la bailarina con la de tantos artistas vistos anteriormente en la pantalla. El film de Aronofsky no sólo pierde en la comparación con aquéllos por su falta de originalidad: sus personajes son pura cáscara, como dibujos moviéndose al ritmo de un guión que va mutando del drama al terror hasta alcanzar ribetes ridículos. De hecho, El cisne negro ni siquiera parece necesitar de actores, transformando su acontecer en la sucesión de viñetas de un comic.
Aunque con ínfulas de obra adulta y compleja, todo es bastante elemental, desde el descontrol de una salida nocturna hasta la reacción de la aniñada protagonista de arrojar sus muñecas al incinerador. Cuando el profesor (Cassel) y la amiga (Kunis) demuestran, cada uno a su manera y ocasionalmente, afecto por la chica, el film parece tomar un respiro, asomando algo de verdad, pero esos momentos se diluyen en medio de un ritmo videoclipero y superficiales sobresaltos. La cámara en movimiento persiguiendo siempre a la joven se ajusta a su estado de inquietud constante, pero denota, también, falta de criterio en la puesta en escena.
En el cine de Aronofsky hay ciertos temas que se repiten (el cuerpo que padece los caprichos de su dueño, las obsesiones que enferman) pero esto no parece suficiente para considerarlo un medio de resonancia de reflexiones estimulantes. Hay en este director, además, algo oscuramente moralista, no tanto porque sus personajes sufran por sus excesos, sino por su falta de humor y la manera en que se resiste a que los espectadores encuentren en sus películas alguna forma de placer y serenidad.

Por Fernando G. Varea

Trailer de El cisne negro aquí

Anuncios

5 pensamientos en “Bailarina en la oscuridad

  1. Cito a Roger Koza: “El cisne negro es al ballet lo que La pasión de Cristo es a la teología: una aventura masoquista coronada por un toque trascendental”

  2. Buena definición. Coincido, como casi siempre, con la opinión de Roger, aunque “La pasión de Cristo” tiene otras connotaciones y mayor crueldad.
    Es curiosa esa idea de que el sufrimiento de los personajes (y del espectador) y las escenas fuertes pueden ser indicios de un cine valiente y adulto, idea que, aún con diferencias, también parecen sostener Gaspar Noé, Lars Von Trier y otros directores.

  3. Le noto cierta similitud argumental a este film con Mullholand Drive de D. Lynch. En ambas cintas la historia transcurre en dos universos: el del espectáculo (ballet en uno y cine en otro) y dentro de la cabeza de la protagonista femenina. Ésta se esfuerza por llegar a la cúspide de su carrera a la vez que afronta las tortuosidades que su mente le impone confundiéndose ella y confundiendo al espectador en un mar de imágenes oníricas y mentales que transitan por el suspenso, por el absurdo y por las fantasías lésbicas con sus parteners. El tratamiento estético de ambos films tambien se asemeja pero no quiero ahondar mucho, sólo me preguntaba cuál es el punto donde una película deja de ser un homenaje para convertirse en un plagio. Saludos

  4. No se me había ocurrido la comparación que hacés, Joaquín. Es posible que ambas películas tengan algunos puntos en común, pero creo que son muy distintas. En “Mullholand drive” hay un paulatino enrarecimiento del relato y un juego con las expectativas del espectador, mientras que, narrativamente, “El cisne negro” no tiene ambigüedad ni misterio. En el film de Lynch, creo que la construcción de cada plano, el ritmo pausado y la luz de Peter Deming llevan a un clima verdaderamente onírico.
    Gracias por pasar por acá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s