FICIC 2012: un festival que crece

Son varias las condiciones que un festival cinematográfico debería reunir para ser un auténtico espacio de encuentro para cinéfilos: la calidad de las películas seleccionadas, la capacidad de sus programadores y sus jurados, la organización de charlas y actividades de interés para profesionales y público en general, la participación de algunas personalidades convocantes, una buena difusión (incluyendo una flexible política de acreditaciones y sostenimiento de los gastos de los periodistas), pasión en quienes lo llevan adelante, un perfil que le dé identidad y lo distinga mínimamente de otros similares. El Festival Internacional de Cine Independiente de Cosquín sale airoso en todos estos terrenos: en su 2ª edición hubo empuje, buenas iniciativas e invitados valiosos, confirmando que se trata de un festival en crecimiento que va ganándole (con buenas armas) a otros con más años de trayectoria. Lo curioso es lo mucho que consigue siendo tan reducido su staff, con Carla Briasco y Eduardo Leyrado al frente, motorizando con admirable esfuerzo y buena onda tres días de proyecciones y reuniones en un marco siempre afable, lejos de la histeria de las grandes ciudades y con el hermoso fondo de las sierras cordobesas.

  • Si este año era posible encontrar distraídamente a John Mc Inerny desayunando taciturno en el hotel como escapado de su película El último Elvis (que se proyectó en la apertura del festival), o a Romina Ricci y Romina Gaetani confundidas entre los parroquianos de un bar coscoíno (la primera presentó un corto suyo en competencia), es porque el evento transcurre con provinciana naturalidad, sustituyendo divismo por calidez, como lo demuestra el premio Gracias por venir que se le entrega a los espectadores que asisten a más funciones. De todo esto seguramente pueden dar fe Pablo Giorgelli, Santiago Mitre, Paulo Pécora, Mónica Lairana, Pablo Ratto y otros que, complacidos, estuvieron presentes este año presentando sus películas.
  • Hay ciertos puntos que el festival podría mejorar: algunos menores y fácilmente subsanables, de orden protocolar (la presentación aunque sea informal de jurados e invitados para no tener que andar conociéndose medio a tientas) o práctico (la proyección durante la ceremonia de premiación de un viejo noticioso en 16 mm filmado en la zona fue un acierto, pero la lectura completa de un guión no pareció una buena idea), y otros más arduos, como garantizar un nivel parejo de calidad de las películas en competencia (de manera de asegurar a los espectadores la posibilidad de ver algo superior a lo que suelen encontrar en las salas comerciales y en televisión) o contrarrestar las limitaciones de la infraestructura hotelera de Cosquín. Asimismo, si bien esta 2ª edición del FICIC contó con el apoyo de un público interesado y hubo que programar a último momento más proyecciones de algunas películas, quien esto escribe extrañó una participación más importante de estudiantes de la ciudad de Córdoba, que indudablemente son muchos, están cerca y debían pagar muy poco para acceder a cada función.
  • Al mismo tiempo, resultaron encomiables la convocatoria a Pablo Giorgelli, Santiago Mitre y Gustavo Taretto para conversar con el público sobre sus películas Las acacias, El estudiante y Medianeras respectivamente, y la charla en torno al período de intensa actividad que está atravesando el cine cordobés, en la que se advirtió la importancia en la región del éxito de público y crítica de De caravana. La proyección la tarde del 25 de mayo de Tierra de los padres, el discutido documental de Nicolás Prividera –con la presencia de su productor, muy dispuesto al diálogo– fue otro pequeño gran acontecimiento.
  • Los jurados de cortometrajes y documentales reconocieron el valor del material que debieron ver y discutir. No despertó igual entusiasmo el conjunto de largometrajes de ficción, que llevó al jurado (que integré junto a Pablo Mazzola y Rosendo Ruiz) a un largo debate. Las premiadas fueron El premio, de Paula Markovitch (en torno a una nena que, oculta en una casucha a orillas del mar con su mamá en tiempos del terrorismo de Estado, gana imprevistamente un premio otorgado por los militares) y El espacio entre los dos, de Nadir Medina (sobre una chica y dos amigos adolescentes que, a lo largo de una noche, comparten momentos aparentemente triviales mientras afloran celos y sentimientos ocultos). La primera, defendida por mis estimados compañeros de jurado con motivos válidos, exhibe una pertinente atmósfera cargada de tristeza y cuenta con unos chicos actores increíblemente vivaces y verosímiles. Pero resulta más agobiante que sincera, y algunas de sus piezas (la gruesa alegoría de la pequeña protagonista obligada a marchar con un calzado incómodo, los tics costumbristas con los que está caracterizada la maestra, la desvaída recreación de un acto escolar) no le permiten tomar mucha distancia de las películas que abordan esos años oscuros de manera rasa. La película de Medina, por su parte, aún siendo un ejercicio modesto que ocasionalmente se desvía hacia el videoclip, ostenta un encanto muy vital gracias a la frescura de sus notables actores (especialmente del protagonista Gustavo Kreiman) y a la luminosa puesta de su joven director, con un estilo próximo al de Ezequiel Acuña. Algunas de las restantes ofrecían valores aislados: habilidad narrativa y una denuncia casi caricaturesca Catalunya Über Alles (Ramón Termens), un tono lacónico y depurado Las piedras (Román Cárdenas), un simpático personaje encarnado por Oscar Payaguala Tiempos menos modernos (Simón Franco), una emotiva actuación de Susú Pecoraro Verdades verdaderas (Nicolás Gil Lavedra), interés por comprender a un personaje desvalido Entre la noche y el día (Bernardo Arellano). Pero, más allá de las valoraciones y de los premios, lo importante es que el FICIC supo encauzar provechosos encuentros, discusiones y reflexiones sobre el cine. Sus responsables pueden volver a decir: misión cumplida.

Por Fernando Varea

Imagen: los ganadores junto a C.Briasco y E.Leyrado en la entrega de premios

http://www.ficic.com.ar/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s