La opinión de los directores

Días pasados, la revista Sight & Sound llevó adelante una encuesta entre críticos y directores de cine de todo el mundo en busca de un consenso en torno a las mejores películas de la historia. Los resultados sirven para recordar la obra inexplorada de algunos grandes y discutir la idea de cine que cada uno tiene o que se impone como general. Una vez conocidas las conclusiones del sondeo, varios medios se hicieron eco del veredicto del numeroso (y bastante antojadizo) grupo de críticos consultados. En Espacio Cine preferimos examinar la opinión de los directores. Los resultados señalan que las películas que más votaron fueron Tokyo Story (1953, Yasujiro Ozû), 2001: Odisea del espacio (1968, Stanley Kubrick), El ciudadano (1941, Orson Welles), (1963, Federico Fellini), Taxi driver (1977, Martin Scorsese) y Apocalipsis now (1979, Francis Ford Coppola), pero lo bueno es detenerse en las preferencias de algunos realizadores que desde aquí respetamos o admiramos, para conocerlos un poco más, descubrir posibles influencias y reparar en ciertos nombres que, de esta manera, cada uno de ellos nos propone valorar.

AKI KAURISMAKI
La edad de oro (1930, Luis Buñuel) – L’ Atalante (1934, Jean Vigo) – Ladrón de bicicletas (1948, Vittorio de Sica) – Boudu salvado de las aguas (1932, Jean Renoir) – La quimera del oro (1925, Charles Chaplin) – Mi tío (1958, Jacques Tati) – Nanook el esquimal (1922, Robert J. Flaherty) – Amanecer (1927, F.W.Murnau) – Tokyo Story (1953, Yasujirô Ozu) – Z (1968, Costa-Gavras)

ANDREI ZULAWSKI
2001: Odisea del espacio (1968, Stanley Kubrick) – Amarcord (1972, Federico Fellini) – La aventura (1960, Michelangelo Antonioni) – La quimera del oro (1925, Charles Chaplin) – La gran ilusión (1937, Jean Renoir) – Hamlet (1948, Laurence Olivier) – Amanecer (1927, F.W.Murnau) – Sombrero de copa (1935, Mark Sandrich) – Umberto D (1952, Vittorio de Sica) – La pandilla salvaje (1969, Sam Peckinpah)

APICHATPONG WEERASETHAKUL
A Brighter Summer Day (1991, Edward Yang) – La conversación (1974, Francis Ford Coppola) – La captive (1983, Chantal Akerman) – Empire (1964, Andy Warhol) – Full Metal Jacket (1987, Stanley Kubrick) – El maquinista de la General (1926, Buster Keaton) – Goodbye, Dragon Inn (2003, Tsai Ming Liang) – Rain (1929, Joris Ivens) – Sátántangó (1994, Béla Tarr) – Valentin de las Sierras (1967, Bruce Baillie)

ARTURO RIPSTEIN
Andrei Rublev (1966, Andrei Tarkovsky) – Encuentro en la noche (1952, Fritz Lang) – La dolce vita (1960, Federico Fellini) – Nazarín (1958, Luis Buñuel) – Los siete samurais (1954, Akira Kurosawa) – Shanghai Express (1932, Josef von Sternberg) – La diligencia (1939, John Ford) – Sed de mal (1958, Orson Welles) – The Turin Horse (2010, Béla Tarr) – Ugetsu Monogatari (1953, Kenji Mizoguchi)

BELA TARR
Aleksandr Nevski (1938, Sergei Eisenstein) – Al azar Balthazar (1966, Robert Bresson) – Berlin Alexanderplatz (1980, Rainer Werner Fassbinder) – Frenesí (1972, Alfred Hitchcock) – M (1931, Fritz Lang) – El hombre de la cámara (1929, Dziga Vertov) – La pasión de Juana de Arco (1927, Carl Theodor Dreyer) – The Round-Up (1966, Miklos Jancso) – Tokyo Story (1953, Yasujiro Ozu) – Vivir su vida (1962, Jean-Luc Godard)

CARLOS REYGADAS
Andrei Rublev (1966, Andrei Tarkovsky) – Distant Voices, Still Lives (1988, Terence Davies) – El verdugo (1963, Luis García Berlanga) – Gummo (1997, Harmony Korine) – Los olvidados (1950, Luis Buñuel) – Un condenado a muerte se escapa (1956, Robert Bresson) – Madre e hijo (1997, Aleksandr Sokurov) – Persona (1966, Ingmar Bergman) – Sansho Dayu (1954, Kenji Mizoguchi) – The Werckmeister Harmonies (2000, Béla Tarr)

FRANCIS FORD COPPOLA
Piso de soltero (1960, Billy Wilder) – Cenizas y diamantes (1958, Andrzej Wajda) – The bad sleep well (1960, Akira Kurosawa) – Los mejores años de nuestra vida (1946, William Wyler) – Los inútiles (1953, Federico Fellini) – El rey de la comedia (1983, Martin Scorsese) – Toro salvaje (1980, Martin Scorsese) – Cantando bajo la lluvia (1951, Stanley Donen/Gene Kelly) – Amanecer (1927, F.W.Murnau) – Yojimbo (1961, Akira Kurosawa).

GREG ARAKKI
Badlands (1973, Terrence Malick) – El diablo probablemente (1977, Robert Bresson) – La doble vida de Verónica (1991, Krzysztof Kieslowski) – Felices juntos (1997, Wong Kar Wai) – Las tres noches de Eva (1941, Preston Sturges) – Masculino femenino (1966, Jean-Luc Godard) – Psicosis (1960, Alfred Hitchcock) – El resplandor (1980, Stanley Kubrick) – El héroe del río (1928, Buster Keaton) – Twin Peaks: fire walk with me (1992, David Lynch)

GUY MADDIN
After Life (1998, Kore-eda Hirokazu) – La edad de oro (1930, Luis Buñuel) – Carta de una desconocida (1948, Max Ophüls) – Un adiós peligroso (1973, Robert Altman) – Man’s Castle (1933, Frank Borzage) – Mulholland Drive (2003, David Lynch) – El árbol de la vida (2010, Terrence Malick) – El hombre sin brazos (1927, Tod Browning) – Cero en conducta (1933, Jean Vigo) – Zvenigora (1928, Aleksandr Dovzhenko)

ISAKI LACUESTA
El séptimo cielo (1927, Frank Borzage) – El cameraman (1928, Buster Keaton) – El ángel exterminador (1962, Luis Buñuel) – La gran ilusión (1937, Jean Renoir) – The Human Pyramid (1961, Jean Rouch) – Edipo Rey (1967, Pier Paolo Pasolini) – Rio Bravo (1958, Howard Hawks) – Sans Soleil (1982, Chris Marker) – Los siete samurais (1954, Akira Kurosawa) – Shoah (1985, Claude Lanzmann)

JEAN-PIERRE & LUC DARDENNE
Accattone (1961, Pier Paolo Pasolini) – Los sobornados (1953, Fritz Lang) – Dodeskaden (1970, Akira Kurosawa) – Alemania Año Cero (1948, Roberto Rossellini) – Loulou (1980, Maurice Pialat) – Tiempos modernos (1936, Charles Chaplin) – Más corazón que odio (1956, John Ford) – Shoah (1985, Claude Lanzmann) – Street of Shame (1956, Kenji Mizoguchi) – Amanecer (1927, F.W.Murnau)

KORE-EDA HIROKAZU
El dinero (1983, Robert Bresson) – La ciudad de la tristeza (1986, Hsiao-hsien Hou) – Floating Clouds (1955, Naruse Mikio) – Frankenstein (1931, James Whale) – Kes (1969, Ken Loach) – The travelling players (1975, Theodoros Angelopoulos) – Las noches de Cabiria (1957, Federico Fellini) – Secret Sunshine (2007, Lee Chang-dong) – Los paraguas de Cherburgo (1964, Jacques Demy) – Una mujer bajo influencia (1974, John Cassavetes)

LAWRENCE KASDAN
El ejército de las sombras (1969, Jean-Pierre Melville) – La batalla de Argelia (1966, Gillo Pontecorvo) – Dr. Strangelove (1963, Stanley Kubrick) – El Padrino (1972, Francis Ford Coppola) – Viñas de ira (1940, John Ford) – Lawrence of Arabia (1962, David Lean) – Retorno al pasado (1947, Jacques Tourneur) – Las reglas del juego (1939, Jean Renoir) – Los siete samurais (1954, Akira Kurosawa) – El tesoro de la Sierra Madre (1947, John Huston)

LISANDRO ALONSO
Aguirre, la ira de Dios (1972, Werner Herzog) – Alphaville (1965, Jean-Luc Godard) – El puerto (2010, Aki Kaurismaki) – El asesinato de un corredor de apuestas chino (1976, John Cassavetes) – Modern Life (2008, Raymond Depardon) – El carterista (1959, Robert Bresson) – El río (1997, Tsai Ming Liang) – Luz silenciosa (2007, Carlos Reygadas) – Stalker (1979, Andrei Tarkovsky) – Tropical Malady (2004, Apichatpong Weerasethakul)

MANOEL DE OLIVEIRA
Acorazado Potemkin (1925, Sergei Eisenstein) – Gertrud (1964, Carl Theodor Dreyer) – La quimera del oro (1925, Charles Chaplin) – El delator (1935, John Ford) – Iván el terrible (1945, Sergei Eisenstein) – Viaje a Italia (1954, Roberto Rossellini) – Mouchette (1966, Robert Bresson) – La pasión de Juana de Arco (1927, Carl Theodor Dreyer) – Playtime (1967, Jacques Tati) – Ugetsu Monogatari (1953, Kenji Mizoguchi)

MARTIN SCORSESE
2001: Odisea del espacio (1968, Stanley Kubrick) – (1963, Federico Fellini) – Cenizas y diamantes (1958, Andrzej Wajda)- El ciudadano (1941, Orson Welles) – El gatopardo (1963, Luchino Visconti) – Paisá (1946, Roberto Rossellini) – Las zapatillas rojas (1948, Michael Powell/Emeric Pressburger) – El río (1951, Jean Renoir) – Salvatore Giuliano (1962, Francesco Rosi) – Más corazón que odio (1956, John Ford) – Ugetsu Monogatari (1953, Mizoguchi Kenji) – Vértigo (1958, Alfred Hitchcock)

MIGUEL GÓMES
El (1953, Luis Buñuel) – Francisca (1981, Manoel de Oliveira) – Meet Me In St. Louis (1944, Vincente Minnelli) – La noche del cazador (1955, Charles Laughton) – Pierrot el loco (1965, Jean-Luc Godard) – El río (1951, Jean Renoir) – El espíritu de la colmena (1973, Víctor Erice) – Tabú (1931, F.W.Murnau) – Vértigo (1958, Alfred Hitchcock) – El mago de Oz (1939, Victor Fleming)

NICOLÁS PHILIBERT
L’Atalante (1934, Jean Vigo) – Ladrón de bicicletas (1948, Vittorio de Sica) – Sin aliento (1960, Jean-Luc Godard) – M (1931, Fritz Lang) – La noche del cazador (1955, Charles Laughton) – Ordet (1955, Carl Theodor Dreyer) – Shoah (1985, Claude Lanzmann) – Amanecer (1927, F.W.Murnau) – Tokyo Story (1953, Ozu Yasujirô) – ¿Dónde queda la casa de mi amigo? (1989, Abbas Kiarostami)

NURI BILGE CEYLAN
Andrei Rublev (1966, Andrei Tarkovsky) – Al azar Balthazar (1966, Robert Bresson) – La aventura (1960, Michelangelo Antonioni) – El eclipse (1962, Michelangelo Antonioni) – Late Spring (1949, Yasujirô Ozu) – Un condenado a muerte se escapa (1956, Robert Bresson) – El espejo (1974, Andrei Tarkovsky) – Persona (1966, Ingmar Bergman) – Vergüenza (1968, Ingmar Bergman) – Tokyo Story (1953, Yasujirô Ozu)

OLIVIER ASSAYAS
2001: Odisea del espacio (1968, Stanley Kubrick) – El Evangelio según San Mateo (1964, Pier Paolo Pasolini) – Ludwig (1972, Luchino Visconti) – Un condenado a muerte se escapa (1956, Robert Bresson) – El espejo (1974, Andrei Tarkovsky) – Napoleon (1927, Abel Gance) – Playtime (1967, Jacques Tati) – Las reglas del juego (1939, Jean Renoir) – El árbol de la vida (2010, Terrence Malick) – Van Gogh (1991, Maurice Pialat)

PAUL SCHRADER
El ciudadano (1941, Orson Welles) – El conformista (1970, Bernardo Bertolucci) – Con ánimo de amar (2000, Wong Kar Wai) – Las tres noches de Eva (1941, Preston Sturges) – Orphée (1950, Jean Cocteau) – El carterista (1959, Robert Bresson) – Las reglas del juego (1939, Jean Renoir) – Tokyo Story (1953, Yasujirô Ozu) – Vértigo (1958, Alfred Hitchcock) – La pandilla salvaje (1969, Sam Peckinpah)

QUENTIN TARANTINO
Apocalypse Now (1979, Francis Ford Coppola) – The Bad News Bears (1976, Michael Ritchie) – Carrie (1976, Brian de Palma) – Rebeldes y confundidos (1993, Richard Linklater) – El bueno, el malo y el feo (1966, Sergio Leone) – El gran escape (1963, John Sturges) – Ayuno de amor (1939, Howard Hawks) – Tiburón (1975, Steven Spielberg) – Querido profesor (1971, Roger Vadim) – El expreso de Corea (1977, John Flynn Sorcerer) – Carga maldita (1977, William Friedkin) – Taxi Driver (1976, Martin Scorsese)

PABLO TRAPERO
(1963, Federico Fellini) – Aguirre, la ira de Dios (1972, Werner Herzog) – Piso de soltero (1960, Billy Wilder) – El Padrino (1972, Francis Ford Coppola) – Tiempos modernos (1936, Charles Chaplin) – Una película de amor (1988, Krzysztof Kieslowski) – Taxi Driver (1976, Martin Scorsese) – Los imperdonables (1992, Clint Eastwood) – Viridiana (1961, Luis Buñuel)

TERENCE DAVIS
Grandes esperanzas (1946, David Lean) – The happiest days of your life (1950, Frank Launder) – Ocho sentencias de muerte (1949, Robert Hamer) – Carta de una desconocida (1948, Max Ophüls) – Soberbia (1942, Orson Welles) – La noche del cazador (1955, Charles Laughton) – Más corazón que odio (1956, John Ford) – Cantando bajo la lluvia (1951, Stanley Donen/Gene Kelly) – Victim (1961, Basil Dearden) – Siempre tú y yo (1955, Gordon Douglas)

TSAI-MING LIANG
Los 400 golpes (1959, François Truffaut) – El eclipse (1962, Michelangelo Antonioni) – Todos nos llamamos Alí (1974, Rainer Werner Fassbinder) – Goodbye, Dragon Inn (2003, Tsai Ming Liang) – Mouchette (1966, Robert Bresson) – La noche del cazador (1955, Charles Laughton) – The Only Son (1936, Yasujirô Ozu) – La pasión de Juana de Arco (1927, Carl Theodor Dreyer) – Spring in a Small Town (1948, Fei Mu) – Amanecer (1927, F.W.Murnau)

WOODY ALLEN
Los 400 golpes (1959, François Truffaut) – (1963, Federico Fellini) – Amarcord (1972, Federico Fellini) – Ladrón de bicicletas (1948, Vittorio de Sica) – El ciudadano (1941, Orson Welles) – El discreto encanto de la burguesía (1972, Luis Buñuel) – La gran ilusión (1937, Jean Renoir) – Patrulla infernal (1957, Stanley Kubrick) – Rashomon (1950, Akira Kurosawa) – El séptimo sello (1957, Ingmar Bergman)

Celina Murga: “Me gusta hablar del mundo a través de los ojos de los adolescentes”

Una de las películas más vitales que pudieron verse en la última edición del BAFICI fue, sin dudas, Escuela Normal (2012), luminoso registro de miradas, risas, momentos agitados y conversaciones informales en el interior de una escuela secundaria paranaense. Se trata del primer documental de Celina Murga (1973, Paraná, Entre Ríos), con el que la directora vuelve a mirar con calidez y sin estridencias a los adolescentes, como lo había hecho ya en Ana y los otros (2003) y Una semana solos (2008). Pero Escuela Normal es, también, un ensayo sobre la educación en el sentido más amplio del término, indagando tanto en los contenidos y valores que se enseñan en las aulas como en el ejercicio de la comprensión y la convivencia que, diariamente, se pone en práctica allí. Mientras la película se da a conocer por el mundo y espera su estreno comercial, rescatamos la conversación que tuvimos con la realizadora en abril, inmediatamente después del estreno en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires.
– En la escuela que retratás circulan ideas, personas de distintas edades, conflictos de distinto tipo. ¿Fue tu intención que pueda ser vista como una representación de la sociedad?
– Sí, porque yo llegué a la escuela con ideas preconcebidas, como suele pasar. Mis recuerdos, por haber cursado en esa escuela, eran los de un lugar mucho más cerrado sobre sí mismo, con una relación docente-alumno mucho más vertical, como el lugar del saber. Y me encontré con una escuela totalmente abierta a lo social. Es como vos decís: como poner una lupa, una cosa hiperconcentrada de lo que es la sociedad. Los chicos, más allá de estudiar y de formarse académicamente, aprenden a vincularse con los otros, con lo diferente, con los diez millones de conflictos que aparecen a diario. Por eso lo del centro de estudiantes (que surgió haciendo el documental) me pareció perfecto, porque ese ensayo de ciudadanía que están llevando adelante tiene directamente que ver con esto que estamos observando.
– El cine y los noticieros suelen mostrar a los adolescentes vinculados con problemáticas que no siempre forman parte de su vida cotidiana, y que acá no aparecen: la droga, la marginalidad. Pero también son como vos los mostrás en tu película.
– Claro. Muchas veces me decían ¿por qué no aparece tal o cual cosa? Y es que yo quería mostrar la otra parte. Obviamente, si uno hubiera querido entrar en esas zonas más densas había algunas aristas en la escuela, pero a mí me impactó mucho verlos en esa actitud de compromiso, de interés, de voluntad de cambio, de voluntad de hacer.
– Incluyendo la militancia estudiantil.
– Eso surgió y me interesó. Es una militancia bastante desprovista de ideología, más relacionada con el compromiso de cada uno por querer hacer algo. Eso me pareció valioso.
– ¿Estuvo entre tus objetivos echar una mirada a las cosas positivas y negativas de la escuela como institución?
– Fue la idea inicial. A mí, por mi personalidad, me gusta mostrar lo bueno y lo malo sin cargar las tintas, y menos en lo negativo. Pero a la vez quería hacer un análisis de la escuela como institución y de su funcionamiento. Y encontrar personajes que llevaran adelante la narración, con los que el espectador pudiera empatizar. No quería que fuera algo más frío o puramente sociológico. El desafío fue encontrar ese equilibrio entre la observación de la institución y la conexión con estos personajes con sus voluntades, pasiones y conflictos.
– ¿Por qué decidiste que, durante buena parte de la película, la cámara siga a la jefa de preceptores y no a otro personaje?
– A los chicos también los filmamos así, pero ella terminó siendo la persona a través de la cual vamos descubriendo todos esos aspectos de la escuela. Su rol tiene que ver con eso: lidia con los alumnos, los maestros, los padres, los directivos. Yo me enamoré en seguida de su energía. Realmente se carga al hombro una escuela como ésa que es monstruosa, con algunos momentos de tensión pero con buena onda siempre.
– ¿Cómo lograste meter las cámaras en la escuela sin que los docentes y los estudiantes le den importancia?
– Primero elegimos a un grupo de chicos, dos o tres por curso. Una especie de casting: los chicos venían, charlábamos y ahí elegíamos. Y yo no avisaba qué día iba a ir, para que no vinieran peinados de peluquería… (risas) Cuando iba, hablaba con todo el curso explicándoles que no esperaba que actuaran de ninguna manera especial, que no hicieran payasadas porque no era lo que nos interesaba. La verdad es que a mí me impacta ver la relación que tiene esta generación con la cámara. Están acostumbrados a grabarse, a verse… Ellos mismos se graban y se suben a internet. Tienen una cosa más exhibicionista. Yo pensaba que si a mí me hubiera pasado esto, de que me pusieran dos cámaras, me hubiera parecido un delirio, no sé… hubiera faltado a la escuela.
– Hay un tabajo interesante con el fuera de campo. En varios momentos se intuye lo que pasa pero no se ve, como lo que ocurre con la escalera.
– Eso se dio así y me gustó cómo quedó. Pero siempre estoy atenta al fuera de campo, porque genera una tensión extra y es interesante porque amplía el campo originario. Por ejemplo, el plano de una de las chicas que está viviendo en Rosario y que discute con una profesora: la cámara se queda con ella. Es un momento que me encanta.
– Teniendo en cuenta tus otras películas, evidentemente te interesa el mundo de los adolescentes.
– Creo que son un espejo del mundo de los adultos. A través de ellos puede observarse cuáles son las decisiones que estamos tomando los adultos. Me gusta hablar del mundo a través de los ojos de los adolescentes. Y, al mismo tiempo, siento la necesidad de mostrar su voz.
– Viendo Escuela Normal recordé Entre los muros, que, aunque no era estrictamente un documental, en algo se le parece.
– Sabía que existía, pero a propósito quise verla después. Como referentes más formales tomamos Ser y tener, de Nicolas Philibert, con la cámara que se detiene y observa, y también High School, una película de Frederic Wiseman, un documentalista americano que me encanta. Es un tipo que trabaja mucho con las instituciones: la cárcel, el manicomio.
– El final es muy emotivo e inesperado, porque uno no sabe que vas a salir de la escuela y mostrar otra cosa.
– En el documental estaba la premisa de que es la primera escuela fundada por Sarmiento y quería poner una referencia histórica sin agregar material de archivo, manteniendo la idea de observación. Pero el final también tiene que ver con los ciclos de la vida, de los que la escuela es parte.

Por Fernando Varea

Trailer de Escuela Normal aquí