Bella película atormentada

BELLA ADDORMENTATA
(2012, dir: Marco Bellocchio)

Cotejar la última película de Marco Bellocchio (Piacenza, Italia, 1939) con Gravedad (2013, Alfonso Cuarón) nos enfrenta a un hecho indiscutible: el segundo es un extraordinario ejercicio de suspenso y una maravillosa experiencia para los sentidos, pero no deja de ser un producto (otro más) para preadolescentes con algo de montaña rusa, en tanto Bella addormentata está concebida para espectadores adultos, inquietos, pensantes. Basta comparar las lágrimas de Sandra Bullock con las de Isabelle Huppert o Maya Sansa: las últimas son de verdad, las de la joven astronauta un hábil truco para que los espectadores aprecien mejor los sorprendentes efectos del 3D. Es cierto que el film de Cuarón tiene un corolario nada desdeñable, que nos lleva a tomar conciencia de nuestra condición de seres vivos en este planeta, pero no deja de ser un final tranquilizador, mientras que Bellocchio reflexiona sobre el valor de la vida desasosegando, cuestionando, arrojando interrogantes.
No se trata de poner en tela de juicio el indudable valor de Gravedad como entretenimiento ni la del cine como medio evasivo con sentido lúdico, sino de preguntarse por qué resulta cada vez más difícil encontrar películas que lleven al café posterior con debate antes que al pasivo consumo de pochoclo en silencio durante la proyección.
El punto de partida de Bella addormentata (bella dormida en castellano) es el caso real de una mujer italiana que estuvo 17 años en estado vegetativo, durante los cuales políticos, miembros de la Iglesia, médicos, periodistas y ciudadanos no dejaron de discutir y confrontar posturas en torno a la pertinencia o no del mantenimiento de la vida de una persona en esas condiciones. Lo interesante es que el guión, escrito por Bellocchio junto a Verónica Raimo y Stefano Rulli, plantea un rico cruce de conflictos, dudas, sentimientos y remordimientos, alternando las historias de un senador que no sabe si ser fiel a sus convicciones o a los pedidos del Partido (Tony Servillo, visto en Gomorra), su hija militante contra la eutanasia envuelta en un amor que la convulsiona (Alba Rohrwacher, de conmovedora mirada), un médico preocupado por una adicta suicida (los intensos Pier Giorgio Bellocchio y Maya Sansa) y una actriz que ha hecho de su casa una suerte de templo para rezar incansablemente por su hija postrada (Isabelle Huppert, ideal para este personaje alelado). Ninguno de ellos procede de manera predecible: el joven médico y su bella paciente no se enamorarán (al menos mientras dura el film), el político no asumirá posiciones heroicas ni degradantes, ningún enfermo despertará de su estado vegetativo. Nadie es expuesto como emblema de valores unívocos, todos muestran algo de integridad.
“La vida es una condena a muerte, no hay tiempo que perder” le dice un psiquiatra (que juzga, además, con admirable precisión, la necesidad de los políticos de aparecer en televisión) al senador, que a su vez reflexiona “El sufrimiento no ennoblece al hombre, sino que lo humilla y lo quiebra”. Un joven peligrosamente inconformista grita que los cristianos deberían aceptar la muerte de la mujer extenuada como la de Jesucristo, en tanto el médico tenaz le hace ver a la suicida que si reacciona ante una cachetada es porque mantiene sus instintos de supervivencia. Episodios y comentarios estimulantes como estos se suceden durante todo el film, que puede valorarse como un ensayo hecho de gestos y pensamientos que, aunque dispersos, se integran por una mirada común: la de seres humanos enfrentados a los misterios de la vida y de la muerte, más allá de sexos, edades, profesiones e ideologías.
Como en algunas de sus últimas películas (Buenos días, noche, La hora de la religión, Vincere), Bellocchio envuelve su estilo habitualmente furioso con un aura fantasmagórica, donde la tragedia con raíces en la realidad deriva en desvaríos pesadillescos. Con una luz siempre enrarecida, ambientes penumbrosos en los que destellan las imágenes de televisores encendidos, la música exquisita y ligeramente hitchcockiana, los rostros cargados de dramatismo de un puñado de fotogénicos actores sagazmente elegidos, toques alegóricos (el agua arrojada a la cara de la chica que parece sacarla de su letargo) y recursos operísticos (el reclamo en el hospital que acaba con sábanas blancas sacudidas como banderas, el misticismo de la actriz que la lleva a posesionarse como un personaje trágico rodeada de flores y espejos), hacen de Bella addormentata una experiencia centelleante, con más locura que inclinación por las moralejas.

Por Fernando G. Varea

Trailer de Bella addormentata aquí

Anuncios

4 pensamientos en “Bella película atormentada

  1. Dudaba ayer si cargar mi viernes con el peso de esta película. Entré por entrar al blog y lo tomé como una señal: el cine siempre es bello, aunque venga tormentoso.

    Valioso ensayo sobre la eutanasia que se construye prismáticamente, en forma fragmentada, sin arrojarnos ninguna verdad.
    Me impresionó el juego simbólico de espejos y fotos del yo, que nos dice, tal vez, en quién estamos pensando cuando sostenemos un discurso, una acción, una lucha.
    El Otro ya no tiene voz y quien sabe si sabemos lo que hubiera querido, o lo que querría.

    Hermosas escenas hacia el fin de la película, la de las confesiones en la última estación, la de la ventana en el hospital, y por qué no, las palabras finales de la siempre bella Isabelle Huppert.

    Mariana – Facu Libre

  2. Muchas gracias Mariana por tu comentario. Qué bueno que lo que escribí haya servido para que te animaras a ver la película, y que no te haya defraudado.

  3. Me parece increible que nadie mencione la bajeza con la cual el director filma la agonía de la mujer del senador y el estado comatoso de la hija del personaje de Huppert [con el sonido del respirador artificial d fondo] No encuentro otra razón más que el morbo, para justificar tales escenas, dentro de una propuesta que no necesita de esos golpes bajos para llevar a cabo una idea acerca de la eutanasia. Quizás un poco mal predispuesto por tal cuestión, la película me pareció algo mediocre, tanto por su historia romántica naif, unos Capuletos y Montescos de la ideología, y por esa explicación psicológica [o psiquiatrica] de la crisis política en Italia. Pareciera que el director afirmara que las crisis sociales son producto de la salud mental de algunos representantes de la población, en lugar de intentar investigar las causas orgánicas, sistemicas de tal crisis. Creo que la película tenía un buen contenido pero lo.desaprovecha. Elije el morbo, la caricatura para graficar a los bandos en disputa, una historia de amor insulsa y un análisis personalista de una crisis de todo un sistema político

  4. Miguel, en principio gracias por leer lo que escribí y dejar tu comentario.
    La verdad es que no me pareció una película morbosa (hay otras sobre temas similares que sí me parece que podrían calificarse de esa manera). La agonía de la mujer del senador y el estado de la hija de la actriz están mostrados sin sensacionalismo. Podemos discutir la pertinencia de la historia romántica entre la hija del senador y el joven que conoce en el bar, pero personalmente creo que es una manera de hacer que la chica se conmueva más allá de sus convicciones políticas/religiosas y sufra por algo más personal (además de ser un aditamento dramático muy propio del cine de Bellocchio, donde muchas cosas ocurren sin demasiada justificación y sólo para agregar inquietud o incertidumbre a la trama). Tampoco creo que sea tan simple o caricaturesca la manera con la que el director plantea las causas de la crisis social y moral en Italia, aunque el sistema al estar integrado por hombres pienso que la salud mental, física o psicológica de éstos seguramente influye en sus decisiones y sus actos.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s