Mar del Plata 2014: películas argentinas para no dejar pasar

Un derroche de películas promisorias anticipa el 29º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, con numerosas secciones (deseables todas) y nombres como los de Manoel de Oliveira, Frederick Wiseman, Claire Denis, Abel Ferrara, Pedro Costa o Johnny To. No menos apreciables son las actividades especiales, encuentros y presentaciones que se sucederán desde este sábado 22 hasta el 30 de noviembre. Habrá que ver si este avance cuantitativo y cualitativo puede afectar el perfil cálido que viene caracterizando al festival en los últimos años, pero lo seguro es que el clima de fiesta cinéfila parece estar garantizado.
En tanto nos disponemos a dar cuenta del evento en Espacio Cine –publicando en los próximos días reseñas y entrevistas realizadas durante el festival–, rescatamos aquí un puñado de films argentinos que serán exhibidos junto a títulos de José Agustín Ferreyra, Daniel Tinayre, Leopoldo Torre Nilsson y otros, incluyendo el tentador combo de cortos mudos Rutas argentinas, con música en vivo de Fernando Kabusacki, más lo nuevo de Ezequiel Acuña, Lisandro Alonso y José Campusano.
SI MUERO ANTES DE DESPERTAR
(1952, Carlos Hugo Christensen)
Irish adaptado admirablemente por uno de los grandes directores del cine argentino de todos los tiempos. Un mundo infantil cargado de morbosa inquietud, donde un manojo de globos, un dulce, una calesita o un camino sinuoso en un parque se vuelven elementos de un bello cuento de terror, pleno de suspenso y presagios. De Christensen se exhibirán también sus poco difundidas películas filmadas en Brasil.
MÁS ALLÁ DEL OLVIDO
(1955, Hugo del Carril)
Sin gritos, ensombreciendo rostros y rincones, el gran actor-director reflexiona sobre la muerte y los recuerdos con lógica cinematográfica irreprochable, anticipándose a Vértigo (A.Hitchcock) y capitalizando la fotogenia de Laura Hidalgo, con Gloria Ferrandiz y Pedro Laxalt admirables. Intenso y ceremonioso melodrama.
SHUNKO
(1960, Lautaro Murúa)
El libro de Jorge W. Ábalos llevado al cine con honestidad y sensibilidad por el gran Murúa, en su ópera prima como director y uno de sus mejores trabajos como actor. Chicos creíbles, conflictos expresados sin sentimentalismo, música de Waldo de los Ríos, y la educación como algo problemático pero, a la vez, liberador. Uno de los films más valiosos –aunque menos recordados– de los realizados por la llamada Generación del ’60.
EL ACTO EN CUESTIÓN
(1993, Alejandro Agresti)
Juguetes, carteles luminosos, maquetas, títeres, calesitas, vidrios decorados, fuegos artificiales, sobreimpresiones, complejos diseños escenográficos, actores confundidos con el texto: todo es posible en este extraño film de Agresti, de su primera, fructífera etapa como realizador. Aunque el argumento es menor que su despliegue plástico (con Carlos Roffé como un porteño prepotente, característico en la obra de este director), el film rebosa de ideas graciosas e ironiza con desprejuicio sobre la desaparición de objetos y personas.
RÉIMON
(2014, Rodrigo Moreno)
Lúcida mirada sobre el mundo del trabajo, recreando/registrando la vida cotidiana de una joven empleada doméstica que hace largos viajes diarios desde el conurbano bonaerense hasta las casas en las que trabaja. Ficción despojada, de una elegancia formal desacostumbrada en nuestro cine, que, según expresó Moreno cuando lo entrevistamos en el último BAFICI,  procura poner en evidencia “la incomodidad de contar la clase baja desde la clase media”.

Por Fernando G. Varea
Balance sobre el 28º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata (2013) aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s