El cine, una búsqueda inquieta

HACIA LO QUE VENDRÁ / ESCRITOS DESDE EL CINE
(Fernando Luis Pujato, Editorial Vilnius, 2014)

Cuesta creer que –como señala en el epílogo– Fernando Pujato haya comenzado a escribir sobre cine hace apenas unos siete años y casi de casualidad, a raíz de un curso en el que intervino, en Córdoba. Es que leer sus textos compilados en Hacia lo que vendrá / Escritos desde el cine significa encontrarse con alguien que no sólo sabe ver cine sino que, además, cuenta con las herramientas necesarias para volcar las sensaciones y pensamientos que le surgen ante cada película con lucidez, rigurosa elección de las palabras y afecto por el lector.
De sencilla pero bella presentación, el libro reúne 50 análisis de películas o directores escritos por Pujato. Relativamente breves, algunos acompañados de un título y un fotograma ilustrativo, los textos van abordando películas disímiles, de distintas épocas y estilos, con un ligero punto de contacto que va llevando de uno a otro.
El autor no se preocupa en contar el argumento de cada film (con excepción de En otro país, de historia justamente mutante), porque sabe que una película no es sólo el qué sino también el cómo y el para qué. Por eso el lector atisba el contenido sin necesidad de mediar una sinopsis.
Durante la lectura de la publicación pueden advertirse referentes y directores a los que, razonablemente, no estima demasiado (Tarantino, Von Trier, Iñárritu, Boyle, los Coen). Pero su libro –o su manera de entender la crítica, podríamos decir– no es una mera acumulación de apologías y rechazos. Si habla de la “farsa” del Dogma enseguida aclara que es por “el aniquilamiento del espacio cinematográfico”, si elogia un film (Siete mujeres, de John Ford) a las expresiones de entusiasmo le suceden los fundamentos. Leyéndolo se aprende, ya que explica, por ejemplo, cómo el privilegiar los planos medios y la profundidad de campo pueden llevar a la comprensión del otro y de uno mismo en Gran Torino (C.Eastwood), por qué está bien utilizada la voz en off en Diario de un cura rural (R.Bresson), o  cómo la forma en la que se señalan las cosas importa más que la materia narrada en La cinta blanca (M.Haneke).
Es admirable la capacidad de Pujato para expresar en pocas y precisas palabras el valor o los rasgos distintivos de un film. Algunos ejemplos: de Bella tarea (C.Denis) sostiene que es “una denuncia tan onírica como real, tan general como particular”, a Primer plano (A.Kiarostami) lo define como un “extraño equívoco cinéfilo”, al referirse al cine de Jean Rouch habla de “la agnóstica comunión con lo diferente” y a la cordobesa De caravana (R.Ruiz) la ve como “un tránsito hacia un espacio posible de convivencia” (dedica también su atención a otras películas realizadas en su provincia, sin condescendencia). Al describir magistralmente Tabú (M.Gomes), al especificar con agudeza qué debería considerarse “cine popular” (a propósito de El ciclista, de Makhmalbaf), al conceptualizar Felices juntos (W. Kar-wai) deslizando “Estamos en los 90, hay algo que no ha terminado de concluir”, al considerar que personajes como Rosetta están “en el centro pero más allá del film” o que a las películas de Apichatpong Weerasethakul habría que verlas sentados alrededor de una hoguera como la puesta en escena de un chamán, Pujato brilla.
Puede discutírsele su afán de descifrar los significados de un film de Carlos Reygadas o su señalamiento de la falta de anclaje en espacio y tiempo como defecto de otro de Alejo Moguillansky, así como su ensalzamiento de De dioses y hombres (X.Beauvois). Sus estirados prolegómenos al escribir sobre Avatar (J.Cameron) y The act of killing (J.Oppenheimer) parecen evidenciar cierta vocación literaria, confirmada por la elaboración de una suerte de poema para referirse a una película coreana y su ambicioso texto sobre la obra de Alexandr Sokurov.
Lo mejor de Hacia lo que vendrá es que vierte una aproximación al cine sincera, apasionada, mezcla de fascinación e inquietud por sus alcances y su futuro. “Uno de los custodios de aquello que aún se denomina cine” dice, por ejemplo, del portugués Pedro Costa, percibiéndose en comentarios como ese la necesidad de salir al encuentro de la pureza, la madurez y el misterio que supone el cine, procurando comprender los motivos del placer que nos depara. Fernando Pujato sabe hacer de esa búsqueda una empresa contagiosa.

Por Fernando G. Varea

https://editorialvilnius.wordpress.com/

Anuncios

2 pensamientos en “El cine, una búsqueda inquieta

  1. Gracias, Fernando, por tu tiempo y dedicación. Todavía, en materia de crítica, Dios atiende en Buenos Aires pero cambiará eso algún día. Un abrazo.

  2. Internet y sitios como Todas Las Críticas permitieron revertir un poco eso. Un placer leer tus textos, un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s