Todo sobre el cine, en su justa medida

TODO LO QUE NECESITÁS SABER SOBRE CINE
(Leonardo D’Esposito, Editorial Paidós, 2014)

En sus intenciones, Todo lo que… recuerda a Así se mira el cine, que en los ’90 publicó Jorge Carnevale también con sentido didáctico, explicando conceptos vinculados a la historia y el lenguaje del cine. Con una diferencia sustancial: el libro de D’Esposito es bueno.
En principio, porque su estilo es amable, ameno y generoso: sin situarse por arriba del lector, se refiere a su trabajo como “un juego” y expresa su interés por “generar curiosidad”. La misma estructura de la publicación ayuda, con apartados con aclaraciones y sugerencias para buscar ejemplos o completar la información buscando en la web. “Usted pensará…” o “Ya hablaremos de eso, no desespere” le habla D’Esposito al lector, como si se tratara de un profesor paciente (curiosamente sólo tuteándolo en el título del libro).
Es interesante ver, además, cómo reemplaza contrastes forzados o comentarios indignados por sentido común, por ejemplo al referirse al star system, considerándolo una consecuencia “necesaria” y agregando al respecto una precisa acotación sobre la muerte de Marilyn Monroe. En ese sentido, hay que decir que el autor elude saludablemente esa tendencia a espantar al (cinéfilo) burgués usualmente ejercida por sus pares de la revista El Amante (y que él mismo a veces emplea en las redes sociales), manipulando con equilibrio el material, sin pasarse de listo ni descuidar referencias valiosas: al hablar de actuación no se olvida de mencionar a Robert Bresson, al ocuparse del guión aclara que puede haber películas que no tengan (y ejemplifica con Jonas Mekas y David Lynch), cuando analiza el cine de autor cita a Howard Hawks, si reflexiona que “el cine siempre es narrativo” se apura a hacer la salvedad de que tal noción puede ponerse en discusión (recordando grandes obras del cine experimental), y si al hablar de “la crisis del realismo” se detiene en el artificioso y aniñado clásico de Robert Zemeckis Forrest Gump (1994) encuentra allí mismo la oportunidad de destacar un plano secuencia del admirable film rumano Aquel martes después de Navidad (2010, Radu Muntean).
Otras virtudes del apretado manual: la iniciativa de mencionar los films con los títulos con los que se conocieron en América Latina, así como el hecho de dedicar subcapítulos al cine japonés y a la “generación cinéfila estadounidense” (Spielberg, Coppola, etc.), este último muy bien fundamentado. Por otra parte, su afabilidad no le impide dejar de señalar dudas sobre la existencia del expresionismo, en un capítulo graciosamente titulado Algunas escuelas que quizás no existan.
Aprovechable para estudiantes y personas en general que quieran iniciarse –o recordar, o confirmar– nociones básicas del universo audiovisual, Todo lo que… puede tornarse discutible apenas en referencias algo condescendientes sobre Disney o Tarantino. Asimismo (tal vez por haber quedado afuera un capítulo dedicado al cine argentino y mexicano), se extrañan nombres como los de Favio y Torre Nilsson. Pero, más allá de esos detalles, se trata de un libro útil y placentero, que de cada tema relacionado al cine ofrece información clara y en su justa medida.

Por Fernando G. Varea

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s