FICIC 2015: amabilidad y exigencia

(Por JAVIER ROSSANIGO)
La primera jornada del 5º FICIC arrancó sobre el mediodía con una conferencia de prensa donde, luego de la bienvenida a los concurrentes por parte de las autoridades locales, el micrófono pasó a manos de Carla Briasco, una de sus productoras, y de Roger Koza, programador del festival, quienes pusieron énfasis en el esfuerzo que requiere concretar cada año la promesa de un festival de cine en una comunidad pequeña. Aun así, organizadores y programadores están duchos en esto de sobreponerse a las contingencias económicas en un campo de acción como el del cine, y este año el festival mantiene sus ambiciones y renueva la apuesta de seguir creciendo para acercar a la comunidad serrana un puñado de películas que oficien como ventanas hacia otros mundos.
“Amabilidad y exigencia”: sobre esa tensión, explicó Koza, se concibe cada año la programación del festival, con películas accesibles para todo público o que desafían su intelecto al proponer nuevas formas de enfrentar la experiencia cinematográfica. Además de tres secciones competitivas (una de largometrajes y dos de cortos), el festival ofrece una retrospectiva del director Adiley Queirós, una especie de tapado del cine de Brasil, cuyas películas están lentamente comenzando a girar por pantallas de otras latitudes, y una sección de cine contemporáneo cordobés, con tres películas más una charla con referentes de la provincia que, en las antípodas del autohomenaje, pretenden reflexionar sobre el crecimiento en cantidad y calidad de la movida audiovisual vernácula. Finalmente, y dentro de lo que podríamos llamar, parafraseando a su programador, la “pata amable del FICIC”, tiene lugar un foco programado por el incansable Fernando Martín Peña, bautizado convenientemente Film Noir para principiantes, con proyecciones en 35 mm de clásicos del género; mientras que la pata exigente del festival podría rastrearse en el foco Planos y textos que propone películas que trabajan en el cruce de los lenguajes cinematográfico y literario.
Al promediar la tarde y como para ir calentando motores en este frío día de mayo, la primer película en proyectarse fue Una noche sin luna, del uruguayo Germán Tejeira. Como explicó uno de los productores, el proyecto nació luego de que los realizadores cordobeses se conocieran, allá por 2007, con sus pares uruguayos en unas jornadas de capacitación en la localidad balnearia de Atlántida. Rodados dos de sus tres segmentos en el país oriental y el restante en tierras cordobesas (ambientadas para recrear un puesto de peaje olvidado de una olvidada ruta uruguaya), la película retrata con estilo costumbrista las vicisitudes de un puñado de personajes en las vísperas y noche de año nuevo. A pesar de algunos momentos en que parece buscar la risa cómplice del espectador cargando las tintas sobre alguno de sus personajes secundarios (un gordo en cueros vociferando vaso en mano desde una pileta inflable), la película de Tejeira construye de manera prolija tres historias con personajes creíbles y queribles, portadores de una soledad que puede agudizarse aún más los días domingos (esos “adelantos de Navidad” según reza la canción del también uruguayo Fernando Cabrera) o, como en este caso, en ese tiempo de balances y promesas renovadas que suelen ser los fines de año para cualquier mortal. Un taxista que conduce kilómetros de ruta para pasar las fiestas con la nueva familia de su ex mujer sólo deseando compartir un rato a solas con su hija en un parque de juegos desvencijados; un mago que queda varado con su auto y encuentra refugio en un peaje atendido por una solitaria empleada con la que compartirá conversaciones catárticas, una botella de vino y algunos besos; un presidiario (interpretado por Daniel Melingo) que goza de un permiso de salida condicional para ir a cantar a un club pueblerino ante un público más interesado en sus propias charlas y sus platos rebosantes de comida: todos tendrán, finalmente, su cuota de redención para entrar al nuevo año con la certeza agridulce de que, entre tantos sinsabores, la vida depara algunos buenos momentos por los que vale la pena seguirle exigiendo.
Por la noche tuvo su verdadero puntapié inicial el FICIC, con la proyección a sala llena de la película de apertura, la australiana Charlie´s country de Rolf de Herr, estrenada en Cannes 2014. Hubo antes un momento para los agradecimientos y un justo reconocimiento a Fernando Martín Peña, quien por 2º año consecutivo colabora con el festival; con su histrionismo asordinado, subió al escenario para recibir como presente un poncho coscoíno que no dudó en calzárselo y presentar, mimetizado con la tradición folclórica de la ciudad, el ciclo de film noir de este año.
Charlie´s country fue prologada por una entrevista que Koza realizó vía Skipe a su director, un verdadero acierto para que los espectadores pudieran reponer en parte el contexto sociopolítico que encuadra la historia. El actor aborigen David Gulpilil da vida al Charlie del título, habitante de una comunidad indígena que se rebela frente a la tutela de los blancos desacreditando el tipo de vida que estos proponen en detrimento de sus costumbres ancestrales, optando, un poco tercamente, por un regreso a lanaturaleza. Algo a contrapelo de cierta tendencia del cine contemporáneo que suele circular por los festivales más prestigiosos del mundo donde menos es más, Rolf de Herr parece no renegar de ciertos subrayados en la medida en que lo considera necesario, ya sea con algún fraseo musical repetido o a través de las constantes intervenciones de la voz de Charlie. Sobre este terreno problemático trabaja la película australiana, y si su director decide narrarla desde el punto de vista de la comunidad aborigen, no corresponde achacarle parcialidad en el asunto en la medida en que, hay que recordarlo, opta por ponerse del lado de aquella cultura que ve avasalladas sus formas de vida sin contar previamente con un sistema de instituciones que puedan resistir, ya no para rechazar sino al menos para amortiguar el impacto del inevitable encuentro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s