Dos refugios cinéfilos que persisten en Rosario

Como refugios en donde películas en DVD, VHS y Blu-ray sobreviven a las sacudidas tecnológicas, unos pocos videoclubes dan saludables señales de vida en una ciudad como Rosario, últimamente más interesada en ceder ante suculentos negocios inmobiliarios que en proteger espacios de valor arquitectónico y cultural. Así como a fines de los ’80 la proliferación de estos locales se veía como amenaza para el cine y la TV, hoy los cambios de hábito y la explosión de posibilidades que da internet los ha llevado a ir cerrando sus puertas, uno tras otro. Algunos medios locales se han hecho eco del fenómeno, sin reparar que estas pérdidas van más allá del negocio del alquiler y venta de producciones audiovisuales en formato hogareño: los buenos videoclubes son, también, lugares de encuentro, consulta, difusión y aprendizaje. En Espacio Cine destacamos la existencia de dos de ellos, que persisten con mejoras y ampliación de sus propuestas, verdaderos oasis cinéfilos en medio del trajín urbano. Para conocer todo lo que tienen para ofrecer a sus clientes y ocasionales visitantes entrevistamos a Fabián del Pozo (parte del equipo que llevó adelante, años atrás, la revista especializada El Eclipse), titular del histórico  y completísimo Videoteca, ubicado en Entre Ríos 1772, y a Fernando Herrera (realizador y columnista de cine en programas de radio y medios gráficos), a cargo del amplio y luminoso Mirada Alternativa, situado en Corrientes 529.

  1. ¿Cómo empezaste a trabajar y a involucrarte en el mantenimiento y crecimiento del local?
  2. ¿Qué ventajas te parece que sigue ofreciendo el alquiler o la compra de una película original?
  3. ¿Qué función te parece que cumple, o debería cumplir, un videoclub en la actualidad?
  4. ¿Qué beneficios ofrece tu local, además de la posibilidad de alquilar y comprar películas?
  5. ¿Recordás anécdotas que te hayan hecho sentir que mantener vivo el espíritu de un videoclub valía la pena?

FABIÁN DEL POZO

Del Pozo inaugurando este año el nuevo espacio para actividades culturales de Videoteca

Del Pozo inaugurando este año el nuevo espacio para actividades culturales de Videoteca

1) Hace más de 23 años que me dedico a esta apasionante actividad (exactamente desde mayo de 1993) y por mi avidez de conocimiento e inquietudes respecto al fascinante mundo del cine, para mí fue algo natural que poco a poco me fuera involucrando en distintos niveles de colaboración y sugerencias respecto a modificaciones dirigidas a brindar una oferta cada vez más variada al cliente: corrección de catálogos, organización de nuevas secciones, incorporación de mejoras. Debo agradecer el hecho de haber trabajado en un ámbito en el que siempre se escuchó y valoró mi opinión.
2) Innumerables ventajas, que van desde la relación de confianza mutua que se establece con los clientes, hasta la enorme diferencia de variedad y calidad que podemos ofrecer –por ejemplo, en el caso del soporte Blu-ray, concebido para explotar al máximo las virtudes de la alta definición en imagen y sonido– comparada con otras formas de reproducción como el anterior soporte DVD o el hoy en boga streaming desde internet, que dependerá siempre de un intermediario (el proveedor de la conexión), condicionando el acto de disfrutar una película a parámetros como la velocidad de conexión y el costo de esa tarifa, más allá del equipamiento tecnológico que cada uno disponga en su hogar.
3) Una principal e inigualable: creemos que el videoclub, entendido como nosotros siempre lo entendimos, sigue siendo un vehículo cultural insustituible a la hora de orientar en la elección de una película para ver en casa; un servicio que no puede ofrecer ninguna de las otras tecnologías disponibles para entretenimiento hogareño. Esa pauta fundamental, complementada con la oferta de otros servicios (reservas, cadetería, digitalización de material particular), más el uso de la tecnología en la comunicación al cliente, nos permite estar vigentes en una época de alta competitividad –muchas veces en desventaja– y cifras desalentadoras en el mercado.
4) El más importante de todos: el conocimiento del material del que disponemos. De nada nos hubiera servido ser un gran local que acumula una enorme colección de más de 25.000 títulos si no halláramos todos debidamente catalogados, clasificados y ordenados, prestos a ser encontrados para atender las diversas demandas de nuestros socios, y si a su vez nosotros no estuviéramos preparados para acceder a ellos. También este año incorporamos grandes novedades: una tiene que ver con la apertura de un buzón para una devolución sencilla, rápida y fácil –una demanda pendiente que decidimos implementar esta temporada–, y la reciente inauguración de un salón de usos múltiples (SUM), espacio cultural que permite albergar cómodamente en el local actividades diversas como proyecciones, presentaciones, charlas, conferencias, clases y muestras, emprendimiento pensado para conectar tanto el material del que disponemos con su entorno, nuestra clientela y la importante capacidad de notables docentes de la ciudad que son habituales clientes de Videoteca.
5) Sí, totalmente reales, presentes y vigentes, puedo relatar dos ocasiones puntuales –más allá de las cotidianas– de haber sentido apoyo masivo en cantidad, calidad y calidez de opiniones. Se dieron en el contexto de compartir en nuestras redes sociales un par de notas recientes, una en medio gráfico (La Capital) y otra en televisivo (De 12 a 14), muy negativas y concluyentes respecto de nuestro rubro. Las opiniones a nuestro favor de quienes intervinieron fueron contundentes y alientan a pensar que, más allá del rédito económico, los esfuerzos por sostener nuestra actividad no son en vano. Escuchar a clientes que en el mostrador manifiestan Por favor sigan ó ¿Uds. no piensan cerrar, no?, o leer una opinión favorable de un usuario en el facebook del medio gráfico que cerraba con la expresión Aguante videotecarosario, gratifican enormemente. El corolario de todo esto fue la creación de sendos hashtags para difusión en las redes:  #aguantevideotecarosario y #videotecapiensaseguir.

FERNANDO HERRERA

Herrera el año pasado junto a Rocambole, que presentó su último libro en Mirada Alternativa

Herrera el año pasado junto a Rocambole, que presentó su último libro en Mirada Alternativa

1) Empecé a trabajar como empleado en el videoclub Alternativa en el año 2006. En 2010 concreté un proyecto para generar un espacio dentro de esa empresa, llamado Mirada Alternativa, que tenía su propia dinámica, con nombre, logo y facebook propios, y un lugar asignado en cada local. Dicho espacio se especializaba en el cine de autor y cine clásico. En 2015 Mirada Alternativa se independiza de la empresa, quedándose con un local propio en calle Corrientes 529, con la idea de ampliar el videoclub, reforzando su condición de club y abriendo un espacio cultural complementario para el desarrollo de ciclos, talleres y otros eventos.
2) En primer lugar, la cantidad de títulos (22.000). Muchas películas difíciles de encontrar en internet y otros medios se pueden conseguir en óptima calidad en el video. Esto se hace más evidente con los estrenos en Blu-ray y los clásicos ordenados por autor en DVD. La idea es cubrir todo el espectro, que va de lo último a lo primero.
3) Ya que comparte su rol de proveedor de películas con otras fuentes, la función actual de un videoclub debería ser fortalecer su condición de club y de espacio cultural.
4) A la oferta de películas habría que sumarle muchos artículos relacionados, sobre todo remeras, juguetes y posters. En mayo de este año inauguramos el Espacio Cultural, una sala para asistir a ciclos y talleres de cine, y desarrollar otras actividades y eventos. Entre otras actividades importantes, desde junio funciona allí un taller de Historia del Cine llamado 24 Fotogramas, que tendrá una segunda edición a partir de febrero del año que viene. También estamos iniciando propuestas que combinan el cine con la gastronomía.
5) Ante el embate mediático de este último invierno, que decretó el fin de la era de los videoclubes en un par de notas televisivas y gráficas plagadas de desinformación, muchos clientes se acercaron preocupados y nos expresaron su alivio cuando les comunicamos que no pensábamos cerrar. Día a día nos alientan a seguir adelante con nuestra actividad.

Por Fernando G. Varea

Las imágenes corresponden al frente del local de Videoteca (izq) y el interior de Mirada Alternativa (der)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s