Esa rubia debilidad

CAROL
(2014; dir. Todd Haynes)

Lo que cuenta el sexto largometraje de Todd Haynes (1961, Los Ángeles, EEUU) no es nuevo ni sorprendente, sí lo es la exquisitez de su construcción y lo sensitivo de sus ambientes y su atmósfera.
Basado en la segunda novela de Patricia Highsmith, Carol (o El precio de la sal, como se llamó en su primera edición, publicada con seudónimo), el film recorre las alternativas del encuentro amoroso entre Therese, joven empleada de una tienda y fotógrafa aficionada, con Carol, una glamorosa mujer madura, en 1953.
Son varios los incidentes que se suceden durante las dos horas del film, ya que Carol debe lidiar con una sociedad que considera inmoral su conducta y pone en riesgo la tenencia de su pequeña hija, y atraviesa oscilaciones la relación entre ambas mujeres, en la que el amor se confunde con la curiosidad por vivir una experiencia diferente y la necesidad de una compañía que salve de la rutina o el acostumbramiento. Alguna forma de persecución permite que asomen datos sobre el control que –al menos en esa época y en EEUU– ejercía el Estado en la vida privada de los ciudadanos. La sorpresiva aparición de un arma abre el relato hacia el policial, aunque esa sensación se diluye pronto para volver a sumergirnos en el melodrama encendido.
Se advierte la seducción que ejercen en Haynes las figuras femeninas poderosas (aún en su fragilidad) y el universo de la vida cotidiana en las ciudades de los años ’50, cuando todo (casas, restaurantes, muebles, vestidos, juguetes) parecía formar parte de enormes y suntuosas maquetas. El culto por las compras y el festejo de las navidades integran ese mundo sostenido por el dinero y las apariencias.
Hay, también, un interés por quebrar ese círculo cerrado de matrimonios prósperos con algo que no viene de afuera, sino que se gesta en el seno mismo de la vida de esos seres humanos: una enfermedad (como era el caso de Safe, tal vez la mejor y menos conocida película de Haynes) o, como aquí o en Lejos del paraíso (2002), una debilidad o una pasión que se lleva por delante los prejuicios. “Vivir contra mi propia naturaleza, eso es degeneración por definición”, reflexiona Carol, sentando posición sobre el tema.
La película parece dejarse llevar por su halo de elegancia, sin demasiados sobresaltos. Si fluye de esa manera no es sólo por el rigor de su dirección artística y su vestuario, por la melancolía que obtiene (de la nieve que cae, de los colores de ese universo frío) el fotógrafo Edward Lachman, o por la música de Carter Burwell: la cámara sabe captar la sensualidad y la incertidumbre que envuelven la relación de Carol y Therese. Sobreencuadres y recortes en el plano hacen que los personajes parezcan hundidos en el ambiente, como simples elementos de un cuadro de época.
Por otra parte, Haynes sabe cómo generar dramatismo o tensión sexual en determinadas escenas, en las que todo ha sido trabajado en la proporción exacta: el diálogo (de miradas, más que nada) durante la primera comida compartida, el viaje en auto (en el que el roce del tapado y de las manos se expresa con imágenes luminosas y levemente desenfocadas) o la llegada intempestiva del marido, al que Carol comienza a hablarle mientras se pone nerviosamente los zapatos. También es intensa la discusión por la tenencia de la niña, aunque momentos como éste o el de la conversación del marido con una amiga lesbiana de Carol (interpretada por Sarah Paulson) están resueltos de manera algo simplista.
Resulta difícil no sentirse cautivado por Cate Blanchett encarnando a Carol: con sus ojos felinos y su voz susurrante, sacándose refinadamente el mechón de pelo rubio que suele caerle sobre la cara, la actriz sabe cómo imponer belleza y temperamento a su criatura. El hecho de que ocasionalmente trate con cierto desdén a su objeto de deseo ayuda a creer en su falta de cobardía. Como Therese, Rooney Mara (una suerte de Valeria Bertucelli con algunos años menos) tiene buenos momentos, como ése en el que estalla en llanto dentro del tren, sintiendo la desazón de ese extraño amor que la desestabiliza. Pero el punto de vista de Therese, a diferencia del texto de Highsmith, se abandona a veces a favor del de Carol, desdibujando la personalidad de esa chica que termina luciendo más asustada que llevada por la pasión.
Como corresponde a todo relato melodramático, los roles están bien asignados: las mujeres aman y sufren, y quienes se interponen en el camino del deseo –casi todos los personajes masculinos, en este caso– existen sólo para ser hostiles y agigantar la lucha de las heroínas.

Por Fernando G. Varea

http://carolfilm.com/

De odios y cinefilia

LOS 8 MÁS ODIADOS
(2015, The hateful eight; dir: Quentin Tarantino)

Toda nueva película de Quentin Tarantino (1963, Knoxville, EEUU) es celebrada por cinéfilos jóvenes y no tanto como si se estuviera ante una nueva oportunidad de pasarla bien entre amigos: movimiento, colorido, humor paródico, reencuentro con viejos conocidos (actores algo olvidados), canciones con onda, guiños al cine clásico de acción, al pulp y al comic. De hecho, en entregas de premios y otros eventos públicos el propio guionista-director suele verse alegre e informal, desprolijo incluso, como salido de una fiesta. Por otra parte, su cinefilia es contagiosa, y hay en él algo de posmoderna despreocupación, juvenilismo y una suerte de celebración de la cultura estodounidense, lo que incluye desde el amor al western hasta el rogodeo con la violencia (cuando no hace mucho tuvo que elegir las mejores películas de la historia del cine, a pedido de Sight & Sound, once de las doce seleccionadas –como puede apreciarse aquí– eran estadounidenses).
Su nueva película se desarrolla pocos años después de la Guerra de Secesión (1861/1865) en nevados parajes de Wyoming, donde van encontrándose y enfrentándose ocho personajes inescrupulosos, ávidos de venganza y de dinero. Extensa, dividida en capítulos y con influencias diversas (Leone, Peckinpah, Hitchcock, Agatha Christie), Los 8 más odiados reúne virtudes y defectos.
Lo mejor:
– El admirable trabajo de dirección de QT. Aunque en largos tramos se habla mucho y no se sale de la cabaña-refugio (mercería, dice el subtitulado), no hay resolución con la cámara o la luz que parezca insustancial. Sea para revelar un gesto, para ayudar a la caracterización de un personaje, para insertar una seña que contribuya a la intriga, o para crear tensión en ese ambiente cerrado, planos y movimientos se advierten siempre funcionales. Barridos con cámara subjetiva representando la mirada de Warren (Samuel L. Jackson), o enfoques y desenfoques en una misma toma para poner atención a lo que ve Daisy (Jennifer Jason Leigh), son buenos ejemplos del rigor puesto en la realización, con la contribución de Robert Richardson como director de fotografía (evitando la habitual luz plana que convierte a muchas películas en largos avisos publicitarios). En tiempos de cámara en mano con dudosa planificación previa, Tarantino reivindica el poder dramático de un plano bien pensado o un travelling empleado en el momento preciso. No queda más que desear que alguna vez filme un buen guión ajeno.
– Las bellas escenas en exteriores, sobre todo las de la diligencia con sus caballos al galope en medio de la nieve.
– La eficaz construcción del suspenso en el penúltimo capítulo.
– La música del maestro Ennio Morricone, con ese olor a western trágico y a cine de los ‘60/’70.
– La autoridad de Kurt Russell y Samuel L. Jackson para los retruécanos y la malicia, la mirada de Bruce Dern, el desparpajo animalesco de Jennifer Jason Leigh y la gracia apenas sobreactuada de Walton Goggins.
– Las idas y vueltas en torno a la supuesta carta de Abraham Lincoln a Warren (Jackson), con la realidad, la leyenda, el humor, el deseo, la admiración y la idealización confundiéndose, como suele ocurrir en la Historia misma.
Lo peor:
– La innecesaria y algo ridícula visualización de los castigos infligidos por Warren a Chester, el hijo del general Smithers (Dern), mientras los relata.
– Las deslucidas actuaciones de Tim Roth y Michael Madsen.
– La desconcertante hiperquinesia de las mujeres en el penúltimo capítulo.
– Cierto grado de sadismo y la crueldad de algunos asesinatos, en general cometidos imprevistamente (rasgos de todo el cine de QT, en realidad): lo discutible, en todo caso, es la insensibilidad con la que los personajes celebran esos actos de violencia. Es cierto que las actitudes racistas, las antinomias políticas y la sed de venganza parecen exceder esa época y esos personajes, como si algo del espíritu de EEUU latiera en el seno de Los 8 más odiados, pero esos jubilosos estallidos de violencia no conducen demasiado a la reflexión.

Fernando G. Varea

http://thehatefuleight.com/

7 años de Espacio Cine

Cuando Espacio Cine asomó en la blogósfera en diciembre de 2009 sus objetivos eran bastante precisos: reunir textos propios, publicados anteriormente en medios gráficos y en la web (hasta entonces dispersos), e ir agregando nuevos. Con el tiempo, mis colaboraciones en el lamentablemente extinguido suplemento Señales del diario La Capital y en El Ciudadano fueron menguando, por lo que el blog terminó convirtiéndose prácticamente en el único espacio donde desarrollar mi vocación periodística e inquietudes cinéfilas. Pero este atajo a las limitadas posibilidades que supieron brindarme los medios rosarinos resultó algo más que eso. El intenso trabajo de estos siete años fue, también, un medio de aprendizaje y de encuentro(s).
Una de mis intenciones era que en Espacio Cine pudieran encontrarse textos no sólo propios: hoy es motivo de orgullo saber que aquí están reunidos trabajos de Juan Aguzzi, Leandro Arteaga, Pablo Makovsky, Gustavo Galuppo, Marcelo Vieguer, Alejandro Hugolini, Diego Barcia, Fernando Herrera, Martín Fraire, Ignacio Fosco, Gonzalo Villalba y Javier Rossanigo (este último devenido colaborador del blog después de haber dejado un intenso comentario sobre ciertos problemas del medio audiovisual local, en diciembre de 2012). A la lista habría que agregar a Fernando Martín Peña, que me autorizó a publicar una hermosa nota sobre Buster Keaton que había escrito en Facebook.
Hablaba de encuentros: las entrevistas realizadas sirvieron para conocer mejor a muchos directores, guionistas y periodistas. Algunas fueron realizadas por mail (las de Manuel Antín, Lucrecia Martel, José Luis García y Nicolás Prividera, aunque con Antín pude posteriormente hablar y agradecerle su amabilidad), pero en la mayoría de los casos fueron charlas, no siempre breves, en lugares de trabajo, dentro o cerca de salas de cine, o café por medio en un bar: siete años atrás no imaginaba que el blog me permitiría intercambiar impresiones, cara a cara, con Jacques Rancière, John Gianvito, Miguel Gómes, Oskar Alegría, Javier Rebollo, Patricio Henríquez, Paz Alicia Garciadiego, Lita Stantic, Narcisa Hirsch, José Martínez Suárez, Matías Piñeyro, Julia Solomonoff, Lisandro Alonso, Mariano Llinás, Alejo Moguillansky, Ezequiel Acuña, Gustavo Fontán, Rodrigo Moreno, Hernán Rosselli, Rosendo Ruiz, Javier Olivera, Inés de Oliveira Cézar, Nicolás Herzog, Santiago Mitre, Gustavo Taretto, Pablo Giorgelli, Tomás Lipgot, Celina Murga, Benjamín Ávila, Iván Fund, Ariel Rotter, Alejo Hoijman, Matías Rojo, Federico Pintos, Sergio Wolf, Marcelo Panozzo, David Oubiña, Raúl Beceyro, Pablo Rodríguez Júaregui y otros.
Hay otras historias detrás de todo el material subido a Espacio Cine en este tiempo. La encuesta, apenas iniciado el blog, a los ganadores del 1º Concurso de Proyectos de Producción y Realización Audiovisual organizado por la Secretaría de Producciones e Industrias Culturales de la pcia. de Sta. Fe, permitió que quedaran aquí testimonios como el de la recordada Mónica Chirife, y esbozos en torno a proyectos que terminaron siendo logros radiantes y tangibles (Los labios, Guía de Rosario misteriosa, Los teleféricos, Punto Qom, Sustancias elementales, Sexo, dignidad y muerte, Los nueve puntos de mi padre, Operación México, La infinita distancia). Un aniversario de la muerte del actor River Phoenix me permitió rescatar una carta mía que había publicado la revista El Amante en 1994, así como el recuerdo del humorista Roberto Fontanarrosa sirvió para desempolvar algunos de sus chistes sobre cine, que conservaba recortados del diario Clarín. La reposición de Tango feroz (1993) me llevó a contactar al gran Daniel Briguet, hablar con él y lograr su autorización para reflotar un análisis que había publicado sobre la película veinte años atrás. Los textos críticos sobre films locales encontraron, en muchos casos, el agradecimiento de sus responsables, deseosos de encontrar alguna mirada atenta sobre sus trabajos, ignorados por muchos periodistas de espectáculos.
Hubo debates y devoluciones de esas que inspiran confianza (elogios de Horacio Bernades y Juan Villegas a posteos del blog, artículos recomendando Espacio Cine de Lisy Smiles en La Capital, de Pablo Makovsky en Cruz del Sur, de Emilio Bellon y Leandro Arteaga en Rosario/12, de Roger Koza en Ojos abiertos, de Diego Batlle en Otros Cines, de colegas locales y porteños en programas de radio, numerosas reverberaciones en las redes sociales), así como contrariedades (como aquella respuesta que, ante mi invitación a participar junto a otros colegas de la elección de las mejores películas de 2009, me dio el entonces jefe de la sección Espectáculos del diario La Capital: “¿Y vos quién sos?”) y el permanente esfuerzo para que el espacio no sea considerado menor en comparación con otros (más tradicionales, masivos o porteños).
Habrá que ver qué cabida tendrán los medios de comunicación verdaderamente independientes en 2016, qué nuevos avances y transformaciones nos deparará la tecnología, qué medios usaremos para comunicarnos en el futuro inmediato, y hasta qué punto este trabajo iniciado hace siete años podrá extenderse en el tiempo. En tanto, que haya muchas producciones audiovisuales con las cuales seguir soñando y creciendo, así como oportunidades para analizarlas y discutirlas, siguen siendo los deseos de Espacio Cine.

Fernando Varea

Cine 2015: lo mejor del año

Una vez más, en Espacio Cine (que este mes cumple 7 años de existencia) repetimos el rito de convocar a críticos, programadores, realizadores, productores y guionistas (de quienes, por razones profesionales, se espera una mirada sobre el cine más atenta y exigente), de distintas partes del país, para poder destacar, entre todos, las películas más valiosas del año. Del heterogéneo conjunto de opiniones -todas respetables- se desprenden 63 miradas diferentes sobre el mundo del cine, pero también varias coincidencias. El pedido consistía en considerar largometrajes dados a conocer durante 2015 (en salas comerciales y alternativas, en festivales de cine, en TV o DVD), ofreciendo la posibilidad de destacar aparte una serie de TV, un corto, un videoclip o una reposición.
A continuación, el recuento de lo más votado y las listas de cada uno (por orden alfabético), incluyendo lo elegido por el autor/editor de este espacio. Salvo en los casos en los que aparecen numeradas, no importa el orden en que las películas son mencionadas. En las referencias de algunos de los participantes hay links para conocer parte de su trabajo. Espacio Cine agradece a todos y espera comentarios de los lectores, en procura de seguir cumpliendo con objetivos planteados desde su creación: darle espacio a obras poco difundidas, tanto como estimular reflexiones y discusiones en torno al mundo audiovisual.

Las películas con más votos fueron:
Mad Max, furia en el camino (21)
Dos días, una noche  (18)
Ave Fénix (15)
Mía madre (13)
Intensa-mente (12)
Sueño de invierno (11)
Cavalo Dinheiro; Se levanta el viento  (10)
Birdman (9)
Misión rescate; The assassin; Vicio propio; Whiplash (8)
Cemetery of splendour; Misión imposible 5: Nación secreta; Te sigue (7)
El otro lado del éxito; Francotirador; Rabo de peixe; Star Wars: el despertar de la fuerza (6)
Ant-Man, el hombre hormiga; Casa Vampiro; El código Enigma; El club; Foxcatcher; Jurassic World; Kingsman, el servicio secreto; Mommy (5)
20.000 días en la Tierra; El cuarto azul; Homeland; La piel de Venus; La sal de la tierraLeviathan; Puente de espías; Sólo los amantes sobreviven; Últimas conversaciones (4)
La película argentina más mencionada fue Cuerpo de letra (14 votos), seguida por Mi amiga del parque (8); La mujer de los perros (7); El acto en cuestión (6); La patota (5); La sombra (5); Victoria (5) y Kryptonita (4).
Cabe mencionar, en el terreno televisivo, los 7 votos para Historia de un clan.

JUAN AGUZZI
Crítico, editor de Espectáculos y Cultura del diario El Ciudadano  
1-Sueño de invierno (N.B.Ceylan). 2-Ave Fénix (C.Petzold). 3-La sombra (J.Olivera). 4-Cavalo Dinheiro (P.Costa). 5-La mujer de los perros (L.Citarella/V.Llinás). 6-El cuarto azul (M.Amalric). 7-Mía madre (N.Moretti). 8-327 cuadernos (A.Di Tella). 9-20.000 días en la tierra (I.Forsyth/J.Pollard). 10-Mommy (X.Dolan)

CRISTIAN ANDRADE
Realizador, programador de la muestra de cine interdisciplinaria Conecta.
1- La academia de las musas (J.L.Guerin). 2- Right now, wrong then (H.Sang-Soo). 3- Cemetery of splendour (A.Weerasethakul). 4- Mía madre (N.Moretti). 5- Sueño de invierno (N.B.Ceylan). 6- El otro lado del éxito (O.Assayas). 7- Edén (M.Hansen-Love). 8- Dos días, una noche (Hnos.Dardenne). Mención especial: para la serie Historia de un clan (L.Ortega).

LEANDRO ARTEAGA
Docente, crítico (Rosario/12, Linterna mágica)
007 Spectre (S.Mendes) – Dos días, una noche (Hnos.Dardenne) – El cuarto azul (M.Amalric) – Francotirador (American Sniper)  (C.Eastwood) – La cumbre escarlata (G.del Toro) – La danza de la realidad (A.Jodorowsky) – La piel de Venus (R.Polanski) – Leviathan (A.Zvyagintsev) – Sicario (D.Villeneuve) – Te sigue (D.R.Mitchell)

DIEGO BARCIA
Creador-editor de Fantápolis
Se levanta el viento (H.Miyazaki), obra maestra. Mr. Turner (M.Leigh), una biografía excepcional por donde se mire, aunque quiebre por completo las reglas del star-system. El código Enigma (M.Tyldum) fue muy interesante. Birdman (A.González Iñárritu) fue genial. Mad Max: Furia en el camino  (G.Miller) y Misión Imposible 5: Nación Secreta (C.McQuarrie), por el lado más hollywoodense, fueron de lo mejor. The Babadook (J.Kent), por fuera del circuito comercial, fue una perturbadora y auspiciosa ópera prima australiana de terror. Ex Machina (A.Garland), en la mejor tradición de la ciencia-ficción dickiana, fue excelente. En TV, las nuevas series Mr. Robot e Historia de un clan fueron brillantes.

DIEGO BATLLE
Periodista, crítico (La Nación, Otroscines)
The assassin (H.Hsiao-hsien) – Carol (T.Haynes) – Right now, wrong then (H.Sang-soo) – La academia de las musas (J.L.Guerín) – Anomalisa (Ch.Kaufman/D.Johnson) – Sangue del mio sangue (M.Bellocchio) – Kaili Blues (Bi Gan) – Heart of a dog (L.Anderson) – Homeland (Iraq Year Zero) (A.Fahdel) – El movimiento (B.Naishat). Mención especial: para la serie Fargo 2.

EMILIO BELLON
Docente, crítico cinematográfico (Rosario/12)
1. Leopardi, el joven fabuloso (M.Martone) – 2. Mr. Turner (M.Leigh) – 3. Ave Fénix (C.Petzold) – 4. Dos días, una noche (Hnos.Dardenne) – 5. Sueño de invierno (N.B.Ceylan) – 6. El capital humano (P.Virzi) – 7. Mía madre (N.Moretti) – 8. La sal de la tierra (W.Wenders/J.Ribeiro Salgado) – 9. El cuarto azul (M.Amalric) – 10. Regreso a casa (Z.Yimou)

HORACIO BERNADES
Crítico cinematográfico (Página/12)
1) Cemetery of splendour (A.Weerasethakul, vista en Mardel) – 2) Yakuza Apocalypse (T.Miike, idem) – 3) Cavalo Dinheiro (P.Costa) – 4) Sueño de invierno (N.B.Ceylan) – 5) Damiana Krryygi (A.Fernández Mouján) – 6) Ave Fénix (C.Petzold) – 7) La calle de los pianistas (M.Nante) – 8) Cuerpo de letra (J.D’Angiolillo) – 9) El Picasso de Persia (M.Farahani) – 10) La vida de alguien (E.Acuña)

EMILIO BERNINI
Crítico,  director de la revista Kilómetro 111
1) La sapienza (E.Green). 2) Une jeunesse allemande (J-G.Périot). 3) A minor leap down (H.Rajabi). 4) Der Unfertige (J.Soldat). 5) Alias María (J.L.Rugeles). 6) Tumbuktú (A.Sissako). 7) Michael Kohlhaas (A.des Pallières). 8) The assassin (H.Hsiao-Hsian). 9) Neon Bull (G. Mascaro). 10) Far from the Madding Crowd (T.Vinterberg)

GUILLERMO BRUNO
Crítico de espectáculos (LT8, La Red, Radio Diez)
1) El código Enigma (M.Tyldum) – 2) La dama de oro (S.Curtis) – 3) Whiplash, música y obsesión (D.Chazelle) – 4) Foxcatcher (B.Miller) – 5) Laberinto de mentiras (G.Ricciarelli) – 6) Dos días, una noche (Hnos. Dardenne) – 7) Leviathan (A.Zvyagintsev) – 8) La teoría del todo (J.Marsh) – 9) Ave Fénix (C.Petzold) – 10) Misión rescate (R.Scott). Mención especial: para Un importante preestreno (S.Calori).

DIEGO M. CASTRO
Realizador, guionista (8:05)
Sueño de invierno (N.B.Ceylan) – Mía madre (N.Moretti) – Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia (R.Andersson) – Leviathan (A.Zviagintsev) – Ave Fénix (C.Petzold) – Cavalo Dinheiro (P.Costa) – Dos días, una noche (Hnos.Dardenne) – The assassin (H.Hsiao-Hsien) – Mad Max, furia en el camino (G.Miller) – La religiosa (G.Nicloux). Mención especial: para la serie Deutschland 83.

PATRICIO CARROGGIO
Realizador (Sábado hawaiano, French y Beruti)
La Salada (J.M.Hsu) – La mujer de los perros (L.Citarella/V.Llinás) – Everest (B.Kormakur) – Francotirador (American Sniper) (C.Eastwood) – 007 Spectre (S.Mendes) – Birdman (A.González Iñárritu) – Jurassic World (C.Trevorrow). Mención especial: para la serie House of cards.

ELBIO CÓRDOBA
Docente, guionista
De tal padre, tal hijo (H.Koreeda) – El acto en cuestión (A.Agresti) – El código Enigma (M.Tyldum) – Intensa-mente (P.Docter/R.del Carmen) – La sal de la tierra (W.Wenders/J.Ribeiro Salgado) – Llamas de nitrato (M.Stopar) – Mad Max, furia en el camino (G.Miller) – Mommy (X.Dolan) – Sicario (D.Villeneuve) – Whiplash, música y obsesión (D.Chazelle)

EDUARDO CRESPO
Realizador, productor (Tan cerca como pueda, Doce casas)
Últimas conversaciones (E.Coutinho) – Hamdan (M.Solá) – Después de Sarmiento (F.Márquez) – Mientras somos jóvenes (N.Baumbach) – Sueño de invierno (N.B.Ceylan) – Victoria (J.Villegas) – Cemetery of splendour (A.Weerasethakul)

OSCAR CUERVO
Crítico, periodista  (La otra, FM La Tribu)
P’tit Quinquin (B.Dumont) – Ragazzi (R.Perrone) – Cavalo Dinheiro (P.Costa) – Rabo de peixe (J.Pinto/N.Leonel) – Samuray-S (R.Perrone) – Cuerpo de letra (J.D’Angiolillo) – The great flood (B.Morrison) – The assassin (H.Hsiao Hsien) – Mi amiga del parque (A.Katz) – La hora del lobo (N.Ferreyra) – 327 cuadernos (A.Di Tella). Mención especial: para la miniserie Historia de un Clan (L.Ortega).

LEONARDO D’ESPOSITO
Crítico (Noticias), autor de los libros Todo lo que necesitás saber sobre cine y 50 películas que conquistaron al mundo
Misión rescate (R.Scott) – Puente de espías (S.Spielberg) – Mía Madre (N.Moretti) – Ant-Man, el hombre hormiga (P.Reed) – Una noche para sobrevivir (J.Collet-Serra) – El otro lado del éxito (O.Assayas) – Poet in a bussiness trip (Ju Anqi) – La princesa de Francia (M.Piñeiro) – Francotirador (American Sniper) (C.Eastwood) [Me quedan demasiadas afuera, pero traté de ser ecuménico] Mención especial: para los dos Perrone (Favula y Ragazzi), La mujer de los perros (un cine de altísimo riesgo) y la serie The Knick.

GUSTAVO ESCALANTE
Programador general del FLVR, responsable del archivo del CAR
Mad Max, furia en el camino (G.Miller) – Sicario (D.Villeneuve) – Anomalisa (C.Kaufman/D.Johnson) – Tres recuerdos de mi juventud (A.Desplechin) – El club (P.Larraín) – Intensa-mente (P.Docter) – Las mil y una noches (M.Gomes) – The assassin (H.Hsiao-Hsien) – Misión rescate (R.Scott) – Office (J.To). Mención especial: para [casi] todas las series de TV: Fargo, Homeland, The man in the high castle, London Spy, The walking dead, The knick, Sherlock, Downton Abbey, etc, etc.

MEX FALIERO
Crítico, creador-editor de Fancinema
Ant-Man, el hombre hormiga (P.Reed) – El precio de un hombre (S.Brizé) – Escribiendo de amor (M.Lawrence) – Misión imposible 5: Nación secreta (C.McQuarrie) – Star Wars: el despertar de la fuerza (J.J.Abrams) – The come together (D.Wain) – The incredible adventures of JoJo (and his annoying sister Avila) (B.Schmidt) – Un gran dinosaurio (P.Sohn) – Voley (M.Piroyansky) – Whiplash, música y obsesión (D.Chazelle). Mención especial: para la serie Wet hot american summer (David Wain) y el corto Democracia (Borja Cobeaga).

ANDRÉS FEVRIER
Periodista, creador- editor de Cinematófilos
1- Carol (T.Haines). 2- Ave Fénix (C.Petzold). 3- Casa Vampiro (T.Waititi/J.Clement). 4- Dos días, una noche (Hnos.Dardenne). 5- El acto en cuestión (A.Agresti). 6- La sombra (J.Olivera). 7- El precio de un hombre (S.Brizé). 8- Foxcatcher (B.Miller). Mención especial: para la exhibición en fílmico de Esta tierra es mía y La calesita, de Hugo del Carril, en el Festival de Cine de Mar del Plata.

DIEGO FIDALGO
Realizador (Hombres de ideas avanzadas, El origen del pudor), productor (Oxímoron)
20.000 días en la tierra (I.Forsyth/J.Pollard) – Birdman (A.González Iñárritu) – Dos días, una noche (Hnos.Dardenne) – El acto en cuestión (A.Agresti) – La piel de Venus (R.Polanski) – La religiosa (G.Nicloux) – La sal de la tierra (W.Wenders/J.Ribeiro Salgado) – Los del suelo (J.Baldana) – Mis sesiones de lucha (J.Doillon)

LUIS FITTIPALDI
Actor, director teatral, editor de Rosariocine
1) El código Enigma (M.Tyldum). 2) El patrón, radiografía de un crimen (S.Schindel). 3) La cumbre escarlata (G.del Toro). 4) Birdman (A.González Iñárritu). 5) Misión rescate (R.Scott). 6) 8 apellidos vascos (E.Martínez Lázaro). 7) Intensa-mente (P.Docter/R. del Carmen). 8) Jurassic World (C.Trevorrow). 9) Kryptonita (N.Loreti). Mención especial: para A very Murray Christmas, especial de Netflix dirigido por Sofía Coppola, con Bill Murray.

GUSTAVO FONTÁN
Realizador, guionista (La casa, El rostro, Sucesos intervenidos)
1-Últimas conversaciones (E.Coutinho). 2-Favula (R.Perrone). 3-Homeland (Irak Year Zero) (A.Fahdel). 4-La sombra (J.Olivera). 5-Nosotros-ellas (J.Pesce). 6- Cuerpo de letra (J.D’Angiolillo). 7- 327 cuadernos (A.Di Tella). Observación: No pude ver este año muchas películas que sé que me hubiesen interesado.

MARTÍN FRAIRE
Crítico, periodista (Radio Trip)
Sueño de invierno (N.B.Ceylan) – Ave Fénix (C.Petzold) – Mad Max, furia en el camino (G.Miller) – Dos días, una noche (Hnos.Dardenne) – Leviathan (A.Lvyagintsev) – Vicio propio (Inherente vice) (P.T.Anderson) – El patrón, radiografía de un crimen (S.Schindel) – Kingsman, el servicio secreto  (M.Vaughn). Mención especial: para la serie Wet Hot American Summer y el documental Keith Richards: Under the influence (M.Neville)

ÁLVARO FUENTES
Docente, crítico (La cueva de Chauvet)
Francotirador (American Sniper) (C.Eastwood) – La patota (S.Mitre) – Mía madre (N.Moretti) – La academia de las musas (J.L.Guerín) – Yo sé lo que envenena (F.Sosa) – The propaganda game (A.Longoria) – El club (P.Larraín) – El arrullo de la araña (J.Campusano) – El clan (P.Trapero) . Mención especial: para la serie Historia de un clan.

IVÁN FUND
Realizador (Los labios, AB)
1-In Jackson Heights (F.Wiseman). 2-La familia chechena (M.Solá). 3-Los cortos de Alexandra Cuesta, especialmente Despedida y Piensa en mí. 4-Cemetery of splendour (A.Weerasethakul). 5-Ant-Man, el hombre hormiga (P.Reed)

SANTIAGO GARCÍA
Crítico  (Leer Cine, Radio Mitre, La Once Diez)
1. Puente de espías (S.Spielberg) – 2. La cumbre escarlata (G.del Toro) – 3. Francotirador (American Sniper) (C.Eastwood) – 4. Misión imposible 5: Nación secreta (C.McQuarrie) – 5. Jurassic World (C.Trevorrow) – 6. Mad Max, furia en el camino (G.Miller) – 7. Kingsman, el servicio secreto (M.Vaughn) – 8. Misión rescate (R.Scott) – 9. Everest (B.Kormakur) – 10. Se levanta el viento (H.Miyazaki)

JUAN FRANCISCO GACITÚA
Crítico (Volantes de privados, Dos mil quince veces no debo)
1) Su realidad (M.Galperín) – 2) Bronces en Isla Verde (A.Yurkovich) – 3) Victoria (J.Villegas) – 4) Mi amiga del parque (A.Katz) – 5) Invasión (A.Benaim). Bonus Track: videoclip For Free? (Interlude) de Kendrick Lamar, dirigido por Joe Weil.

MARCELA GAMBERINI
Docente, crítica (Con los ojos abiertos)
Mi amiga del parque (A.Katz) – No todo es vigilia (H.Paralluelo) – La mujer de los perros (L.Citarella/V.Llinás) – La sombra (J.Olivera) – Victoria (J.Villegas) – Réimon (R.Moreno) – Favula (R.Perrone) – Cuerpo de letra (J.DÁngiolillo) – Cavalo Dinheiro (P.Costa) – Ave Fénix (C.Petzold) [Ha sido un año interesante para el cine nacional en tanto criterios de calidad, sensibilidad y trabajo formal; las dos producciones extranjeras que menciono tal vez sean modélicas dentro del universo del cine contemporáneo tan plagado de artificios banales y fórmulas probadas] Bonus track: Mía madre, del siempre inteligente Nanni Moretti.

GERMÁN GENTILE
Realizador, creador de Qué mira Rosario
Ave Fénix (C.Petzold) – Foxcatcher (B.Miller) – Mad Max, furia en el camino (G.Miller) – Mi amiga del parque (A.Katz) – Vicio propio (Inherent vice) (P.T.Anderson)

VIRGINIA GIACOSA
Periodista (Radio Universidad), productora (Calanda Producciones)
8 apellidos vascos (E.Martínez Lázaro) – Kryptonita (N.Loreti) – La patota (S.Mitre) – Mi amiga del parque (A.Katz) – Mommy (X.Dolan) – Se levanta el viento (H.Miyazaki) – Sólo los amantes sobreviven (J.Jarmusch) – Star Wars: El despertar de la fuerza (J.J.Abrams). Mención especial: para la serie Sense8, un hallazgo.

GABRIEL GUILLAUMET
Docente, director de fotografía, realizador
Destaco 5 programas de TV: Filmoteca, temas de cine (clásico de clásicos indiscutido para los que nos gusta el cine); Científicos, Industria Argentina; Noches de música y ciencia (este año por canal Tec y en YouTube), Horacio y los plasticines (programa infantil con títeres y animación StopMotion de PakaPaka, este año en NetFlix) y Minimalitos (muy buen programa para chicos de uno a dos años, de PakaPaka). Espero que el 2016 nos encuentre firmes y organizados en la defensa de nuestras industrias culturales audiovisuales; filmando y produciendo más proyectos federales; y que se sigan manteniendo y multiplicando las pantallas públicas.

FERNANDO HERRERA
Realizador (Punto Qom), creador-editor de Mirar y ver
Vicio propio (Inherent vice) (P.T.Anderson) – 20.000 días en la tierra (I.Forsyth/J.Pollard) – Mad Max, furia en el camino (G.Miller) – Foxcatcher (B.Miller) – El regalo (J.Edgerton) – Te sigue (D.R.Mitchell) – Cuerpo de letra (J.D’Angiolillo) – Se levanta el viento (H.Miyazaki) – Birdman (A.González Iñárritu) – El capital humano (P.Virzi)

NICOLÁS HERZOG
Realizador, productor, guionista (Orquesta roja, 3D Tres décadas de democracia)
El patrón: radiografía de un crimen (S.Schindel) – Invasión (A.Benaim) – Kryptonita (N.Loreti) – Ney, nosotros, ellos y yo (N.Avruj) – La patota (S.Mitre) – Mommy (X.Dolan) – Cuerpo de letra (J.D’Angiolillo) – El clan (P.Trapero) – Intensa-mente (P.Docter/R.del Carmen)

MARTÍN IPARRAGUIRRE
Crítico, periodista  (La mirada encendida, diario Hoy Día Córdoba)
Homeland (Irak Year Zero) (A.Fahdel) – The assassin (H.Hsiao-hsien) – Bird people (P.Ferrari) – Las mil y una noches (M.Gómes) – Cavalo Dinheiro (P.Costa) – Vicio propio (Inherent Vice) (P.T.Anderson) – Ave Fénix  (C.Petzold) – Rabo de peixe (J.Pinto/L.Leonel) – Mountains may depart (J.Zhang-ke)

ROGER KOZA
Crítico, programador (Con los ojos abiertos, FICUNAM, Film Fest Hamburg)
Para no repetir las listas para Otroscines y mi propio blog, he elegido circunscribirme, en 1º lugar, a un film fantasma y otro enteramente intempestivo, seguido por otros que son exclusivamente las primeras películas de sus directores:
Visita, ou Memórias e Confissões (Manoel de Oliveira, 1982, estrenada en mayo de este año) y L’aquarium et la nation (Jean-Marie Straub): dos maestros y sus últimas películas.
Kaili Blues (Bi Gan), Battles (Isabelle Tollenaere), Maestá, la passion du Christ (Andy Guérif), Tired moonlight (Britni West) y 88:88 (Isiah Medina): en ningún caso, la confusa y errónea enunciación humanista que dice “se trata de una primera película” (como si eso significara menos responsabilidad y menor rigor para el autor, y mayor compasión a nuestros juicios como críticos), tiene validez en estos títulos.
Menciones honorables: para Pawel and wawel (Krzysztof Kaczmarek) y Thithi (Raam Reddy).

TOMÁS LIPGOT
Realizador, guionista (El árbol de la muralla, Moacir, Vergüenza y respeto)
Big eyes (T.Burton) – El acto en cuestión (A.Agresti) – Intensa-mente (P.Docter/R.del Carmen) – La Salada (J.M.Hsu) – Mad Max, furia en el camino (G.Miller) – Misión imposible 5: Nación secreta  (C.McQuarrie) – Ney, nosotros, ellos y yo (N.Avruj) – Réimon (R.Moreno) – Se levanta el viento (H.Miyazaki) – Taxi (J.Panahi)

MARIANO LUQUE
Realizador (Salsipuedes, Así me duermo)
Cemetery of splendour (A.Weerasethakul) – La familia chechena (M.Solá) – Te sigue (D.R.Mitchell) – Últimas conversaciones (E.Coutinho). Mención especial: para Fear(s) of the dark / Peur(s) du noir (R.McGuire, corto de 2007 proyectado este año en Comicópolis).

CÉSAR MARANGHELLO
Investigador, autor de Breve historia del cine argentino y otros libros.
Mi amiga del parque (A.Katz) – Cuerpo de letra (J.D’Angiolillo) – Damiana Kriyygi (A.Fernández Mouján) – La Salada (J.M.Hsu) – Hortensia (D.Lublinsky/A.Urtizberea) – Mía madre (N.Moretti) – Dos días, una noche (Hnos.Dardenne) – Mad Max, furia en el camino (G.Miller) – La maestra de jardín (N.Lapid) – Escribiendo de amor (M.Lawrence). Menciones especiales: para Intensa-mente (P.Docter/R.del Carmen) y Victoria (J.Villegas) por ser dos películas felices.

ARTURO MARINHO
Realizador, productor (Los degolladores, El amansador, Amadoras)
La mujer de los perros ((L.Citarella/V.Llinás) – Rabo de Peixe (J.Pinto/N.Leonel).

FRANCISCO MATIOZZI MOLINAS
Fotógrafo, realizador (Militantes), productor (Avi Films)
01- De tal padre, tal hijo (H.Koreeda). 02- Dos días, una noche (Hnos.Dardenne). 03- Mía madre (N.Moretti). 04- Se levanta el viento (H.Miyazaki). 05- Ave Fénix (C.Petzold). 06- Birdman (A.González Iñárritu). 07- El incendio (J.Schnitman). 08- La patota (S.Mitre). 09- Whiplash, música y obsesión (D.Chazelle). 10- Misión imposible 5: Nación secreta (C.McQuarrie). Mención especial: para la serie de TV Historia de un Clan (L.Ortega)

JAVIER MATTEUCCI
Productor (Bronce, Amadoras)
1. Birdman (A.González Iñárritu) – 2. El agente de CIPOL (G.Ritchie) – 3. Ant-Man, el hombre hormiga (P.Reed) – 4. Misión rescate (R.Scott) – 5. Intensa-mente (P.Docter/R.del Carmen) – 6. Corazones de hierro (D.Ayer) – 7. Misión imposible 5: Nación secreta (C.McQuarrie) – 8. Tomorrowland (B.Bird) – 9. Jurassic World (C.Trevorrow) –  10. Mad Max, furia en el camino (G.Miller)

RODRIGO MORENO
Realizador (El custodio, Réimon)
L´ombre des femmes (P.Garrel) – Terapia en Broadway (P.Bogdanovich) – Últimas conversaciones (E.Coutinho) – Un jeune poète (D.Manivel) – Mía madre (N.Moretti) – Whiplash, música y obsesión (D.Chazelle) – Ave Fénix (C.Petzold) – Vincent n’a pas d’écailles (T.Salvador) – Between 10 & 12 (P.Hoogendoom) – Te sigue (D.R.Mitchell). Observación: Lo mejor del año fue, sin dudas, el Proyecto Rossellini que se vio en sala Lugones, que incluyó entre otras obras maestras India y Alemania, año cero.

CRISTIAN OLIVA
Periodista, miembro del equipo del sitio y programa radial Central Mutante
1) Misión rescate (R.Scott) – 2) Mad Max, furia en el camino (G.Miller) – 3) Intensa-mente (P.Docter/R.del Carmen) – 4) Te sigue (D.R.Mitchell) – 5) Shaun, el cordero (M.Burton/R.Starzack) – 6) Whiplash, música y obsesión (D.Chazelle) – 7) Mía madre (N.Moretti) – 8) Vicio propio (Inherent vice) (P.T.Anderson) – 9) Se levanta el viento (H.Miyazaki) – 10) Ex Machina (A.Garland). Mención especial: para la serie Daredevil (Netflix).

MATÍAS ORTA
Co-creador de A Sala Llena, autor del libro Encerrados toda la noche: el cine de J.Carpenter
1. Wiplash: música y obsesión (D.Chazelle) – 2. Mad Max: furia en el camino (G.Miller) – 3. Te sigue (D.R.Mitchell)) – 4. Star Wars: el despertar de la fuerza (J.J.Abrams) – 5. Kingsman: el servicio secreto (M.Vaughn) – 6. Intensa-mente (P.Docter/R.del Carmen) – 7. Puente de espías (S.Spielberg) – 8. En la cuerda floja (R.Zemeckis) – 9. Mommy (X.Dolan) – 10. Kryptonita (N.Loreti). Mención especial: para la serie Historia de un clan.

PAULO PÉCORA
Periodista (Télam), realizador (El sueño del perro, Marea baja).
Aventurera (L.D’Antoni) – Cuerpo de letra (J.D’Angiolillo) – Damiana Kryygi (A.Fernández Mouján) – El acto en cuestión (A.Agresti) – El Picasso de Persia (M.Farahani) – La maestra de jardín (N.Lapid) – La utilidad de un revistero (A.Salgado) – Mariposa (M.Berger) – No todo es vigilia (H.Paralluelo) – Te sigue (D.R.Mitchell)

FEDERICO PINTOS
Productor (Vrindavana), realizador (Generación artificial)
Dos días, una noche (Hnos. Dardenne) – Sólo los amantes sobreviven (J.Jarmusch) – De tal padre, tal hijo (H.Koreeda) – Cuerpo de letra (J.D’Angiolillo) – Eden (M.Hansen-Love) – Kingsman, el servicio secreto (M.Vaughn) – Foxcatcher (B.Miller) – Eva no duerme (P.Agüero)- Sueño de invierno (N.Bilge Ceylan)

DAVID PIRE
Realizador, programador de la muestra de cine interdisciplinaria Conecta
Dos días, una noche (Hnos.Dardenne) – Cartel Land (M.Heineman) – Omar (H.Abu-Assad) – Que horas e la volta? (A.Muylaert) – Sueño de invierno (N.B.Ceylan) – Gloria (S.Lelio) – La patota (S.Mitre) – El Club (P.Larraín) – Incomprendida (A.Argento) – El arrullo de la araña (J.C.Campusano)

RUBÉN PLATANEO
Realizador (El gran río, El triple crimen),  coordinador de la Muestra de Cine Independiente BAFICI en Rosario
Qué difícil es ser dios (A.German) – Vicio propio (Inherent vice) (P.T.Anderson) – Cemetery of splendour (A.Weerasethakul) – Cavalo Dinheiro (P.Costa) – Afternoon (T.Ming Liang) – Fires on the plain (S.Tsukamoto) – Koza (I.Ostrochovsky) – Sólo los amantes sobreviven (J.Jarmusch) – Love & peace (S.Sono) – Mad Max, furia en el camino (G.Miller). Mención Superespecial: para P’tit Quinquin de Bruno Dumont, miniserie y film extralarge visto en el último BAFICI.

ALEJANDRA PORTELA
Docente, directora de Leedor, co-autora de Un diccionario de films argentinos
El otro lado del éxito (O.Assayas) – La familia chechena (M.Solá) – What happened, Miss Simone? (vista en Netflix) – Gloria (S.Lelio) – Dos días, una noche (Hnos.Dardenne) – Victoria (J.Villegas) – Rabo de peixe (J.Pinto/N.Leonel) – La mujer de los perros (L.Citarella/V.Llinás) – La calle de los pianistas (M.Nante) – El tiempo encontrado (E.Poncet/M.Burd)

GUSTAVO POSTIGLIONE
Realizador, guionista (El asadito, Días de mayo, Brisas heladas)
Ant-Man, el hombre hormiga (P.Reed) – Birdman (A.González Iñárritu) – El otro lado del éxito (O.Assayas) – La piel de Venus (R.Polanski) – Mientras somos jóvenes (N. Baumbach) – Brisas heladas (G.Postiglione) – Misión Imposible 5: Nación secreta (C.McQuarrie) – Un nuevo despertar (B.Levinson) – Misión rescate (R.Scott)

FERNANDO PUJATO
Crítico, programador (revista y cineclub Cinéfilo), autor del libro Hacia lo que vendrá, escritos desde el cine
Homeland (A.Fadhel) – Poe ton a business trip (Ju Anqi) – The assassin (H.Hsiao-Hisen) – Mad Max, furia en el camino (G.Miller) – Mountains may depart (Jia Zhangke) – Letters to Max (E.Baudelaire) – Mía madre (N.Moretti) – Kommunisten (J-M.Straub) – Vicio propio (Inherent vice) (P.T.Anderson) – The look of silence (J.Oppenheimer). Mención especial: para la reposición de Cavalo Dinheiro, votada como mejor film el año pasado en este mismo espacio.

LUCIANO REDIGONDA
Realizador, programador general del FLVR
Mad Max, furia en el camino (G.Miller)  – El blanco afuero, el negro adentro (A.Queirós) [tarde en la lista de cierre 2014] – Shaun, el cordero (M.Burton/R.Starzack) – El regalo (J.Edgerton) – Nicola Costantino: la artefacta (N.Cristiani) – Cenizas del pasado (J.Saulnier) – Intensa-mente (P.Docter/R. del Carmen) – Su realidad (Mariano Galperín) – Casa Vampiro (T.Waititi/J.Clement) – Star Wars: el despertar de la fuerza (J.J.Abrams). Menciones especiales: para los agentes secretos 007 Spectre (S.Mendes) y Kingsman, el servicio secreto (M.Vaughn), y las series Fargo (2ª temporada) y Mad men (temporada final).

MATÍAS ROJO
Realizador (Algunos días sin música), sociólogo.
Mad Max, furia en el camino (G.Miller) – Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia (R.Andersson) – Vicio propio (Inherent vice) (P.T.Anderson) – Casa Vampiro (T.Waititi/J.Clement) – White God (K.Mundruczó) – 20.000 días en la tierra (I.Forsyth/J.Pollard) – The end of the tour (J.Pondsolf) – Ave Fénix (C.Petzold) – Cuerpo de letra (J.D’Angiolillo) – Misión Imposible 5 – Nación secreta (C.McQuarrie). Mención especial: para la serie Master of none.

JAVIER ROSSANIGO
Docente, columnista de Espacio Cine
La luz incidente (A.Rotter) – Cuerpo de letra (J.D’Angiolillo) – Eva no duerme (P.Agüero) – La obra del siglo (Carlos Quintela) – La maestra de jardín (N.Lapid) – Diamante mandarín (J.M.Hsu) – El patrón, radiografía de un crimen (S.Schindel) – No todo es vigilia (H.Paralluelo) – Cemetery of splendour (A.Weerasethakul) –  Koza (I.Ostrochovsky)

IGNACIO ROSSELLO
Docente, montajista, realizador
8 apellidos vascos (E.Martínez Lázaro) – Birdman (A.González Iñárritu) – Brisas heladas (G.Postiglione) – El principito (M.Osborne) – Hotel Transylvania 2 (G.Tartakovsky) – La danza de la realidad (A.Jodorowsky) – Minions (P.Coffin/K.Balda)

EDUARDO RUSSO
Crítico, ensayista, autor de Diccionario de cine, El cine clásico y otros libros.
Cavalo Dinheiro (P.Costa) – Cuerpo de letra (J.DÁngiolillo) – Dos días, una noche (Hnos.Dardenne) – El Picasso de Persia (M.Farahani) – Favula (R.Perrone) – La sal de la tierra (W.Wenders/J.R.Salgado) – Llamas de nitrato (M.Stopar) – Mad Max, furia en el camino (G.Miller) – Si estoy perdido, no es grave (S.Loza) – Sueño de invierno (N.B.Ceylan). Mención especial: para la muestra audiovisual Operación fracaso y el sonido recobrado, de Albertina Carri, en el Parque de la Memoria (Bs As).

JUAN PABLO RUSSO
Crítico, director de Escribiendo Cine
Cavalo Dinheiro (P.Costa) – Cuerpo de letra (J.DAngiolillo) – Eva no duerme (P.Aguero) – Dos días, una noche (Hnos.Dardenne) – El clan (P.Trapero) – El otro lado del éxito (O.Assayas) – Fulboy (M.Farina) – Mariposa (M.Berger) – Victoria (S.Schipper) – Rabo de peixe (J.Pinto/N.Leonel). Mención especial: para la serie Historia de un clan (L.Ortega).

ALFREDO SCAGLIA
Director de Cineclub Rosario
Dos días, una noche (Hnos.Dardenne) – La piel de Venus (R.Polanski) – Se levanta el viento (H.Miyazaki) – Mía madre (N.Moretti) – El cuarto azul (M.Amalric) – The assassin (H.Hsiao Hsien) – El precio de un hombre (S.Brize) – El club (P.Larain) – Tangerine (S.Baker) – El cielo del Centauro (H.Santiago)

MAXIMILANO SCHONFELD
Realizador (Germania), Premio Work in Progress en el Festival de Mar del Plata por La helada negra
Las mil y una noches (M. Gomes) – Después de Sarmiento (F.Marquez)

RAFAEL SPREGELBURD
Actor (El hombre de al lado, Días de vinilo, Abzurdah), director teatral
La sombra (J.Olivera), un estreno colosal, singularísimo, un prodigio audiovisual que admite cientos de interpretaciones: psicoanalíticas, sociológicas, tribales, cinefílicas.
Cómo funcionan todas las cosas (F.Salem) y Abzurdah (D.Goggi), dos en las que me tocó trabajar y de las que fui testigo cercano de su calidad y riesgo.
El incendio (J.Schintman), El acto en cuestión (A.Agresti), La calle de los pianistas (M.Nante), La mujer de los perros (L.Citarella/V.Llinás) y Salgan & Salgan (C.Neal): en un gran año para el cine argentino, doy fe al menos de la calidad de estas otras cinco.
– En un año dedicado a la paternidad he visto mucho menos cine del que me gustaría. No vi prácticamente del cine industrial que viene de Hollywood, salvo en las opciones infantiles y entre tormentas de pochoclo, Intensa-mente (P.Docter/R.del Carmen) y Un gran dinosaurio (P.Sohn).

DIEGO TREROTOLA
Crítico, programador del festival Asterisco
Mad Max, furia en el camino (G.Miller) – Mi amiga del parque (A.Katz) – Bob Esponja: un héroe fuera del agua (P.Tibbitt) – Casa Vampiro (T.Waititi/J.Clement) – Shaun el cordero (M.Burton/R.Starzack) – El 5 de Talleres (A.Biniez) – La parte automática (I.Aichenbaum) – Relámpago en la oscuridad (G.Fernández/P.Montllau) – Star Wars: el despertar de la fuerza (J.J.Abrams) – Whiplash, música y obsesión (D.Chazelle). Mención especial: La mejor película que vi en 2015 fue Una hora contigo (1932) de Ernst Lubitsch, programada por Fernando Martín Peña en el Bazofi dentro de la sección retrospectiva Hollywood sin censura.

FERNANDO G. VAREA
Docente, periodista, creador-editor de Espacio Cine
1) Court (Ch.Tamhane, película ganadora del BAFICI) – 2) Ave Fénix (C.Petzold) – 3) Casa Vampiro (T.Waititi/J.Clement) – 4) El otro lado del éxito (O.Assayas) – 5) Love & peace (S.Sono) – 6) Se levanta el viento (H.Miyazaki) – 7) Sueño de invierno (N.B.Ceylan) – 8) Sólo los amantes sobreviven (J.Jarmusch) – 9) Cuerpo de letra (J.D’Angiolillo) – 10) La vida de alguien (E.Acuña). Mención especial: para la exhibición de las copias restauradas de El gatopardo (L.Visconti) en Sala Lugones y de Los cuatro jinetes del Apocalipsis (R.Ingram) en el Festival de Mar del Plata, en este último caso con la interpretación en vivo de la partitura compuesta especialmente para la película.

MARCELO VIEGUER
Licenciado en Comunicación Audiovisual, docente.
1. Chappie (N.Blompkamp) – 2. Dos días, una noche (Hnos.Dardenne) – 3. Francotirador (American Sniper) (C.Eastwood) – 4. Intensa-mente (P.Docter/R.del Carmen) – 5. Mad Max, furia en el camino (G.Miller) – 6. Puente de espías (S.Spielberg) – 7. Regreso a casa (Z.Yimou) – 8. Se levanta el viento (H.Miyazaki) – 9. Star Wars: el despertar de la fuerza (J.J.Abrams) – 10. Terapia en Brodway (P.Bogdanovich). Mención especial: para la serie Homeland, 5ta temporada.

MARCOS VIEYTES
Director y editor de Hacerse la crítica
1) Rabo de peixe (J.Pinto/N.Leonel) – Tres corazones (B.Jacquot) – Mad Max: Furia en el camino (G.Miller) – Mr. Turner (M.Leigh). 2) Ave Fénix (C.Petzold) – Dos días, una noche (Hnos.Dardenne). 3) La imagen perdida (R.Panh). 4) Mi amiga del parque (A.Katz) – Salgan & Salgan (C.Neal). 5) Incomprendida (A.Argento)

Las imágenes corresponden a las películas más votadas y a la serie Historia de un clan
Balance 2014 aquí

Ser gitanos hoy

VERGÜENZA Y RESPETO
(2015; dir: Tomás Lipgot)

¿Cómo hacer para exponer la realidad cotidiana de una comunidad gitana en Argentina eludiendo prejuicios y, al mismo tiempo, esquivando una mirada idílica? Tomás Lipgot (El árbol de la muralla, Moacir) hizo lo mejor que podía hacerse ante ese desafío: ganarse la confianza de una familia y dejar que los propios integrantes cuenten su historia, con toda su vitalidad y sus contradicciones.
De esta manera, casi sin salirse de la intimidad del hogar de los Campos en el conurbano bonaerense, Vergüenza y respeto recorre conversaciones y gestos que van revelando diversos aspectos de la vida gitana. Todo cabe en esta amable invitación a conocer otra cultura: mates, asados y humeantes comidas, chicos (varones) jugando con su rifle, buscando amistades en Facebook o tocando prodigiosamente la guitarra, los sentimientos sinceros ante la pérdida de un familiar y el poco valor dado al estudio, la vocación por las fiestas junto a ciertas formas de marginalidad, la amistosa relación con los vecinos y las expresiones del tipo “Al que se mete con alguno de nosotros lo mato.”
Seguramente para espectadores habituados a los conceptos políticamente correctos no es fácil aceptar algunas ideas que los gitanos –estos gitanos, al menos– tienen sobre la honra y la libertad, o sobre el rol de la mujer. “La leyenda gitana se basa en la mujer”, dice uno de ellos, y habla incluso de matriarcado, al mismo tiempo que se subraya la importancia de la virginidad de las jóvenes antes del matrimonio y de no dejarlas salir nunca solas a ningún lado, o el ferviente deseo de que el primogénito sea un varón. No menos inquietante suena el requerimiento de “No desvirtuar la raza”, derivado de lo que podría llamarse orgullo de ser gitano. Lo bueno es que esos valores se ponen ligeramente en discusión en el mismo film, cuando dos hombres de distintas generaciones debaten sobre la pertinencia de respetar las tradiciones frente a los cambios de la vida moderna. En tanto, queda la duda de cómo se acomodan sus reglas de vida con la necesidad de tener un empleo y ganar dinero (a ninguno se lo ve trabajando, salvo dentro de la casa).
Un acierto de Lipgot como director es que –apelando a grabaciones amateurs de casamientos familiares o registrando conversaciones casuales– logra transmitir el clima propio de una familia gitana, extraña mezcla de temperamento con afecto y rigidez con libertad. Otra buena idea es mostrar a los hombres viendo entusiasmados por TV a la selección argentina de fútbol mientras el mayor de ellos habla del respeto a las leyes de nuestro país; también las imágenes de archivo que aparecen naturalmente, sin solemnidad, mientras se deslizan datos históricos (incluyendo un pasado de persecuciones que trae a la memoria El árbol de la muralla).
No debería hacer falta agregar que el documental de Lipgot está impregnado de energética música, que sólo los gitanos parecen saber cómo generar en cualquier momento y ocasión. Por ahí asoman Carmen Amaya y Gipsy Kings, pero en el film son los Campos quienes, de tanto en tanto, disfrutan cantando, moviéndose y batiendo palmas con envidiable regocijo. Si de algo no hay dudas, es que se sale de ver Vergüenza y respeto tarareando y con ganas de discutir sobre costumbres y conductas propias y ajenas.

Por Fernando G. Varea

http://www.verguenzayrespeto.com.ar/

Eléctrico relato casi imaginado

PEQUEÑO DICCIONARIO ILUSTRADO DE LA ELECTRICIDAD
(2015; Gustavo Galuppo/Carolina Rímini)

Primer trabajo de largo aliento del videasta y músico Gustavo Galuppo con Carolina Rímini (ambos nacidos en Rosario), Pequeño diccionario ilustrado de la electricidad es una suerte de (no tan) falso documental cuyo copioso material oscila entre lo médico, lo cinéfilo, lo político y lo lúdico.
El eje es un investigador y su búsqueda del desarrollo de la energía eléctrica aplicada a los medios audiovisuales para encontrar una manera de reanimar cadáveres, sobre todo a partir de la muerte de su esposa, cantante de ópera. De los tanteos científicos a fines del siglo XVII al despliegue del consumismo en el siglo XX, se recorre la vida de este personaje cierto o inventado, contada por una omnipresente voz femenina en off, apenas interferida por comentarios adjuntos con la voz del colega Juan Aguzzi.
El diccionario de Galuppo/Rímini está profusamente ilustrado pero no es pequeño: dividido en 4 capítulos y un epílogo, interrumpido por textos con definiciones de palabras muy diversas que van apareciendo alfabéticamente (amo, bujía, Dios, elefante, fusil, galvanismo, etc.), acumula datos reales e irreales, fantasías y conjeturas, acompañándolos con fragmentos de películas clásicas y musicales, antiguas publicidades y documentales institucionales, videojuegos y programas de televisión, registros remotos y actuales. Inmersas en el contexto, una muñeca puede verse como un repugnante modelo de frivolidad, y  añejas filmaciones de fuentes inciertas se convierten en arrebatos pesadillescos.
Las imágenes no siempre ilustran lo que se escucha, sino que agregan capas de sentido, como cuando se habla de una cirugía mientras se muestra una licuadora en funcionamiento, o cuando se informa de la muerte de uno de los personajes centrales deslizándose alusiones a la carne y la comida (incluyendo la fugaz aparición de Mirtha Legrand almorzando por TV en 1978). La voz puede decir una cosa, las imágenes otra, y un texto sobreimpreso una tercera, al mismo tiempo. El juego apela ocasionalmente a la ironía y roza la ciencia ficción, sobre todo en un final que anticipa lo que podría ocurrir en unos años.
El torrente de imágenes fascinantes (por lo curiosas y por su valor simbólico) resulta menos abrumador que la continua información que llega del relato en off, que no da descanso. Galuppo/Rímini han trabajado menos por sustracción que por acumulación, y la profusión de autores citados (mencionados en los créditos finales) pone en evidencia cierto grado de suficiencia intelectual. En algún punto, el film se toca con Generación artificial (la película de Federico Pintos que compitió este año en el BAFICI) y, claro, con la obra previa de Galuppo.
Pequeño diccionario ilustrado de la electricidad –que, saludablemente, pudo realizarse con un apoyo de Espacio Santafesino– comprende, además, una reflexión clara y severa sobre la utilización de la electricidad como elemento de dominación. En este sentido, no puede dejar de reconocerse su coherencia: la mirada suspicaz sobre el avance del capitalismo industrial se corresponde no sólo con el estilo del film, lejos de toda demagogia (cuenta una historia pero con la monocorde voz oficial de un típico documental de divulgación científica, no escatima imágenes en las que animales son utilizados para experimentos, no apela a la emoción ni a la humorada fácil), sino también con las estrategias elegidas para su contacto con el público, ya que después de haber formado parte de la Competencia Argentina en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, fue momentáneamente liberado como ofrenda para que no ganara el candidato a Presidente de la Nación que facilitara alegremente el crecimiento de marcas y negocios que hacen triunfar las leyes del mercado, y tras su presentación oficial (gratis) en cine El Cairo no espera iniciar una carrera comercial.
Algunos conceptos de Galuppo pueden discutirse (como aquéllo de que “El cine en las salas ha sido siempre una falacia”, que expresó en un debate en Espacio Cine que puede leerse aquí), pero cuando en Pequeño diccionario… menciona la práctica de “cobrar entradas” como punto de partida de un espíritu mercantilista del que el cine –de los Lumière a esta parte– casi no pudo escapar, no puede dejar de agradecérsele la observación iluminadora. Al menos, la lógica del film de Galuppo/Rímini parece más respetable que la de otros que declaman idealismo o rebeldía especulando con lo que gusta y apelando a formas conservadoras.

Por Fernando G. Varea

Alicia Giménez Guspí: “En ‘Hortensia’ quisimos ver el mundo como nos gustaría que fuera, al menos por un rato”

Comedia agridulce, con personajes inmaduros y apocados que -de a poco, con sus tics y su necesidad de cariño- van ganándose el afecto del espectador, Hortensia (2015) asomó como una curiosidad en el panorama del cine argentino actual. Ópera prima de Diego Lublinsky y Álvaro Urtizberea (ambos con experiencia como profesionales del cine y la televisión, y parte de programas memorables de nuestra TV como El otro lado y Magazine for fai), Hortensia tiene su origen en un guión de la rosarina Alicia Giménez Guspí, formada en la UNSAM y en la ENERC, docente y guionista de cortos y ficciones televisivas. Hablamos con ella sobre su trabajo para este film tierno, muy bien planteado y actuado, que recientemente formó parte de la Competencia Argentina en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.
– ¿Cuál fue el punto de partida del guión de Hortensia?
– El guión fue escrito en el siglo pasado, en 1999. En la primera versión me interesaba parodiar o exagerar aquello que les enseñan a los guionistas: que todos los personajes deben tener un objetivo. Me dije: vamos a llevar esto a un punto que resulte absurdo.
– ¿Qué era lo que querías expresar o contar a través de esta historia?
– La historia de una chica que recurre a una estrategia equivocada a la hora de tener que madurar. En vez de ponerse en un lugar de adulta, ella decide recurrir a sus anhelos infantiles y cumplirlos a rajatabla.
– ¿Cambió algo importante en el guión, desde que lo escribiste hasta hoy?
– En la versión original los objetivos eran tres. El novio rubio como su padre se mantuvo, lo de ser diseñadora de zapatos también. El tercer objetivo, en las primeras versiones, tenía que ver con Ismael, su compañero de colegio: era animarse a decirle que siempre lo había querido. Pero el resultado era casi el mismo que en la versión que quedó. El perro era un gato en la versión original. Y los zapatos de ella eran de colores desde un comienzo. Había un personaje que era una anciana que oficiaba como una especie de hada madrina de los zapatos de Hortensia. Eso quedó hasta casi la versión final, pero creo que la actriz que iba a encarnar el personaje, una persona mayor, se quebró la cadera y tuvimos que cambiar el guión. La estructura desde un comienzo fue simple y sólida. Lo que puede ser que haya cambiado, o más bien matizado, es el tono de la película. En las primeras versiones tiraba más al absurdo desde lo grotesco, por ejemplo en la familia de Marcos, el chico rubio gordito. Todos eran obesos. El tono era más almodovariano, quizás. En la reescritura conjunta con los directores nos paramos en un tono más frío. Me sugirieron algunas películas de Aki Kaurismaki como Nubes pasajeras (1996), y me refirieron que a ellos les gustaba trabajar en esa clave. A mí enseguida me pareció genial. Una de mis directoras favoritas es la catalana Isabel Coixet, hay un tono en el humor que ella maneja que me llega mucho. Si mezclaba lo que yo tenía con Kaurismaki, sabía que iba a lograr algo particular.
– ¿Por qué hiciste que transcurriera en otra época, o en una época medio indefinida?
– Fue una decisión en la que tanto los directores como yo estuvimos de acuerdo: queríamos lograr una textura de cuento o de fábula que tuviera que ver con un En algún tiempo, en algún lugar…. No queríamos que los personajes fueran hijos de su tiempo, queríamos que fueran lo más naïf e incorruptos posible. Si los poníamos en un contexto iban a tener que dialogar necesariamente con eso y sentíamos que les iba a restar pureza. No nos podíamos imaginar a Hortensia con el celular, por ejemplo. Pero a la vez jugamos con una estética algo retro o nostálgica.
– Ciertos problemas (como el hecho de quedarse sin trabajo o sentirse discriminados) a los personajes parecen resbalarles, les pasan de largo.
– Hortensia está cuatro días tirada en la cama después que pierde el trabajo, y se queda simultáneamente sin novio y sin amiga. La muerte de su padre atraviesa toda la película. Si en algún momento parece resbalarles o no avergonzarles la realidad, es porque son adultos pero se comportan como niños, con esa ingenuidad, torpeza y hasta ciertas mezquindades no disimuladas. No saben mentir ni engañar, casi siempre dicen la verdad y cuando no lo hacen se les nota.
– En la presentación de la película en el cine El Cairo de Rosario, dijiste que acompañaste el proceso de realización ¿Cómo fue eso?
– Los realizadores estuvieron presentes en toda la etapa de reescritura, nos reuníamos por Skype (porque yo estaba en Rosario y ellos en Buenos Aires). Álvaro en un principio iba a ser sólo el productor, entonces las reescrituras también se hacían teniendo en cuenta ciertas condiciones de producción que se iban presentando. Por ejemplo: durante el casting consultaban y conversábamos sobre la pertinencia de elegir a un actor u otro; si bien la última palabra en esto la tenían ellos, mis opiniones eran tenidas en cuenta y si hacía falta se reescribía alguna escena. Los realizadores siempre estuvieron pendientes o querían saber si lo que estaban haciendo se parecía más o menos a lo que yo había plasmado en el papel. Yo traduzco eso como un respeto muy grande hacia la obra y estoy muy agradecida, porque no siempre se puede dar de esta manera. Siempre me tuvieron al tanto de las locaciones que iban consiguiendo, del color de la pared, de la heladera, de la camioneta, de los animales embalsamados que les iban prestando, de los zapatos de Hortensia. Fui a ver un rato dos días de rodaje y se mostraron interesados en mis observaciones. Durante la post producción me mostraron el material con las escenas montadas en bruto. Ahí conjuntamente priorizamos vigilar el tono de la película.
Hortensia es de esas películas en las que casi todo depende de su puesta en escena (colores, escenarios elegidos, encuadres, elección y duración de los planos) ¿Cuánto de esto había ya en el guión?
– Siempre cuando escribo pienso que cada oración es un plano y trato de sugerir cuál es el tamaño de ese plano. Pero, sinceramente, creo que casi todo el mérito es de la apropiación que los directores hicieron del guión, yo sólo en algunos casos sugerí desde mi lugar. Ellos hicieron el trabajo de tal manera que se me hace difícil saber qué estaba en el guión y qué crearon ellos. El guión actuó de disparador para que el director de arte (David Bisbano) pudiera crear. Hubo un trabajo consensuado y concienzudo de todo. Nunca vieron el guión como una limitación. Sé que hicieron un trabajo de hormiga en cuanto a encuadres y planos.
– Generalmente, al abordar un proyecto, guionistas y realizadores tienden a algo ambicioso, a sentar posición sobre un tema importante. Es curioso que a Uds. no les haya interesado eso.
– Nunca nos interesó. En eso, desde un comienzo tuvimos una simbiosis impresionante. Nos interesaba la relación de la historia con esa realidad diegética, pero nunca que la ficción quedara anclada a nuestra realidad, no nos parecía relevante. Como dije antes, a lo mejor quisimos preservar a esos personajes tan ingenuos del mundo corriente. Nunca nos reímos de nuestros personajes, nos tomábamos muy en serio lo que les pasaba. Yo nunca tuve muy clara la noción de normalidad y los estereotipos no se me dan bien. No sé si escribiendo era muy consciente de que los personajes podían parecer raros.
– ¿Cómo fue la experiencia con el público en el Festival de Mar del Plata?
– Para mí fue una experiencia mística. Ni en mis mejores fantasías había imaginado lo que se puede sentir cuando el público ríe o aplaude con lo que uno creó. Hasta el festival yo pensaba que la mayoría de las personas no iba a entrar en nuestro código de humor. Y tal vez así también lo sentían los directores, porque Hortensia no fue admitida en el Festival de Berlín y tampoco en el de Venecia. Habían tenido devoluciones favorables pero también desfavorables, en igual proporción. Un día me animé a mostrarle la película sin terminar a mi marido y trató de disimular, pero me terminó diciendo que no le gustó en nada. Me deprimí bastante. No volví a nombrar a Hortensia hasta Mar del Plata. No tenía idea de lo que iba a pasar allí. Fue increíble la respuesta del público, y me encontré en la butaca riendo como una espectadora más. Lo mismo les sucedió a los actores, a los directores y al director de arte. Los críticos fueron muy piadosos con Hortensia. ¿Habrán sentido la misma necesidad que sentí yo de protegerla de este mundo?… Creo que al final la gente supo apreciar que en Hortensia no hay pretensiones. Sólo quisimos hacer la película que nos hubiese gustado ver o el mundo como nos gustaría que fuera, al menos por un rato.

Por Fernando G. Varea